Montemar 150×150

SÁBADO: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 30ºC Mínima: 14ºC
DOMINGO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste en la tarde. Ingreso de frente frío. Máxima: 29ºC Mínima: 16ºC
LUNES: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura, vientos del este. Máxima: 21ºC Mínima: 10ºC

Una mirada sobre la Tragedia de Alpatacal, en el departamento de La Paz, a 90 años de ocurrida

Una mirada sobre la Tragedia de Alpatacal, en el departamento de La Paz, a 90 años de ocurrida

A 90 años de ocurrida la llamada “tragedia de Alpatacal”, en el departamento de La Paz, el historiador Carlos Chacón brida una mirada sobre lo ocurrido aquel día:

“Dos naciones hermanas se conmocionan  sorpresivamente  en la invernal noche  del 7 de julio de 1927 en los desolados campos de El Alpatacal, en el departamento de La Paz, ante la tragedia  ferroviaria  producida en el lugar, pasadas las cuatro de la madrugada y que tuvo como lamentables protagonistas a dos trenes  con destinos opuestos: uno, como convoy de cargas, desde Retiro, Buenos Aires, detenido en aquella estación paceña,  a la espera de otro, que transportaba a 269 cadetes  chilenos  de la Escuela  Militar de Santiago, al mando de su Director, Cor. José M.  Barceló Lira en viaje a la Capital Federal, invitados por el Gobierno Nacional, para asistir a los festejos de un nuevo aniversario de  nuestra independencia y a la inauguración del monumento al Gral B. Mitre. El transporte estaba  compuesto de  16 coches, los que llevaban un preciado cargamento: sables, fusiles, bayonetas, equipos de montar, numerosos caballos, muchas provisiones, etc.

Así informaba el diario Los Andes en su edición del 8 de julio de 1927

 ¿Error humano, fallas técnicas,  el destino impredecible en esa noche aciaga? La cuestión es que ambos comvoyes se embistieron con gran violencia provocando el saldo luctuoso de 26 muertos, numerosos heridos y cuantiosos daños materiales. Este grave enfrentamiento  produjo un incendio de proporciones, iluminando   una dantesca  escena  sobre el desierto  arenoso  de La Paz, a 30 km. De su centro principal. Sólo hubo 120 sobrevivientes.

Los diez primeros coches  resultaron destruídos  por las llamas; los restantes seis,  tras dramático esfuerzo de personal de la estación y de militares chilenos,  fueron desengachados  para alejarlos  de la gran hoguera.

Todos, sin excepción, consternados. Mientras se preparaban tareas de  socorro. Palmira, en primer lugar, envió su tren de auxilio, siempre listo para cualquier emergencia. Obreros, grúas, herramientas, etc., para remover lo que quedó del percance y normalizar la  circulación  de trenes por el lugar. Asimismo, un plural de homenajes  no sólo a cadetes chilenos caídos, sino también  a obreros  del riel, fallecidos en la cruel ocasión: Sabino Ferro, Tomás Burting, Miguel Peña,  Salvador Mendez, Manuel Estevez, Cornelio Badín, Manuel Rey, Pío Ferrari, Avelino Bavio, José Guzzo, Luis Bordín, Víctor Larriondo ;además, del maquinista   Santiago Levet, que conducía el tren detenido. Se le dieron nombres a calles de Palmira y en otras poblaciones: Obreros Ferroviarios, Cadetes Chilenos, etc.- A estación Alpatacal se la denominó  con ese último nombre. Hasta placas alusivas y una estatua de bronce, la que luego en 2007 fuera sustraída. Justo es de mencionar que mi padre , Raymundo  Chacón integró el tren auxilio. A su regreso a Palmira, trajo como valioso recuerdo, una hoja de bayoneta extraida de los restos del accidente. Le construyó un original cabo  y lo acompaño en un plural de asados. Hoy este valioso elemento es histórico  el que también posee 90 años de  existencia, mudo testigo  de  una triste historia mendocina y chilena”.

Carlos C. Chacón

Docente-Historiador

DNI. 6887342.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *