Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

Aprobaron el juicio político contra Dilma Rouseff: su destino depende de la Cámara de Diputados

Aprobaron el juicio político contra Dilma Rouseff: su destino depende de la Cámara de Diputados

La Comisión especial del ‘impeachment’ contra Dilma Rousseff marcó en la noche de este lunes el camino hacia la destitución de la mandataria. 38 de los miembros de la comisión votaron a favor del proceso y 27 se mostraron contrarios, de modo que el documento será votado el próximo domingo en el pleno de la cámara de los diputados. No obstante, si se mantiene esta proporción, no prosperará el cese de Rousseff, que necesita dos tercios de los apoyos en la Cámara para avanzar hacia el Senado.

La polarización de las calles se reproduce en las sesiones del Legislativo. Este fin de semana se construyó un muro de un kilómetro en la Explanada de los Ministerios para separar a los manifestantes a favor y en contra del ‘impeachment’, que ocupan los aledaños del centro de poder de Brasilia. Dilma Rousseff afronta una semana clave para evitar su ‘impeachment’ y depende más que nunca del último sprint negociador del Ejecutivo, que ayudado por el ex presidente Lula intenta convencer a líderes de varios partidos para que la apoyen frente al proceso.

La mandataria se enfrenta al proceso de destitución desencadenado por las maniobras fiscales en el cierre de 2014 y 2015, que le habrían servido para maquillar las cuentas al retrasar el pago de préstamos del Gobierno a bancos públicos. No obstante, las manifestaciones contra Rousseff y su falta de credibilidad tienen más que ver con su cercanía a la mayor trama de corrupción de la historia, en torno a Petrobras, con la ineficiencia para elaborar un plan de Gobierno en medio de la crisis económica y sobre todo para conseguir apoyos que le permitan llevarlo a cabo.

La crisis y la polarización del país se vienen reflejando en las mutitudinarias marchas contra el Gobierno al grito de «impeachment ya» y también en las menos nutridas manifestaciones de apoyo a Rousseff, avaladas por los sindicatos y otros movimientos sociales de izquierda. El ex presidente Lula se dio ayer un baño de masas junto el célebre cantante y escritor Chico Buarque en Río de Janeiro.

Al tiempo que se celebraba con fuertes discusiones la votación del documento en la Comisión especial del ‘impeachment’, el diario Folha de São Paulo publicó un archivo de audio en el que el vicepresidente Michel Temer elaboraba un discurso dirigido a los ciudadanos de Brasil presentándose ya como cercano a la presidenciay dando por hecha la votación favorable al ‘impeachment’ en el plenario de la Cámara.

Temer aseguraba en su discurso que su objetivo como mandatario sería «la pacificación y unificación» del país para «retomar el crecimiento y el desarrollo que marcaron la evolución del país en los últimos años antes de la última gestión». En un largo discurso, el segundo de a bordo de Rousseff, miembro del PMDB que recientemente abandonó la coalición de Gobierno, aseguraba que «el cambio puede generar esperanza y la esperanza atraerá inversiones», augurando una recuperación económica que por ahora parece lejana y negando también que un Gobierno con él a la cabeza eliminaría programa sociales impulsados por los gobiernos del PT. «Al contrario, si podemos los ampliaremos», agregó.

El vicepresidente asumirá el Gobierno provisionalmente hasta las elecciones de 2018 si Rousseff es destituida por el Legislativo, para lo que sería necesario primero que dos tercios de la Cámara de diputados voten a favor del cese el próximo domingo y que posteriormente el Senado refrende esta postura también con dos tercios de los apoyos.

La pasada semana, el diputado Jovair Arantes, del PTB, emitió el texto final que ayer fue votado en la Comisión especial para protocolar el proceso de destitución de la mandataria. El texto emitía un parecer favorable al cese y el abogado general del gobierno, Josè Eduardo Cardozo, insistió ayer en calificar como «golpe» el juicio político contra la mandataria.

El PSB, partido que estaba indeciso, acabó decantándose ayer por dar apoyo al cese de Rousseff y podría ser clave en el resultado final del proceso. En la comisión especial, y con un alto grado de crispación, el diputado Antonio Imbassahy, del PSDB, afirmó que «la historia cobrará caro a quienes voten no» al ‘impeachment’, mientras que Alfonso Florence, del PT, calificó de «alta traición» las jugadas del presidente de la Cámara Eduardo Cunha y el vicepresidente Michel Temer abandonando el Gobierno.

Lula habla de nazismo y fascismo

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva comparó la crisis política que vive el país con el surgimiento del fascismo y el nazismo en Europa, durante un acto multitudinario organizado por intelectuales y artistas en Río de Janeiro en apoyo al Gobierno de Dilma Rousseff.

«Fue así que surgió el nazismo en Alemania, cuando Hitler mandó perseguir a los socialistas y a los comunistas. Fue así que nació el fascismo en Italia. Y nosotros queremos decir bien alto que aprendimos a apreciar la democracia porque sólo la democracia permite que un tipo como yo llegue a la presidencia, que una Dilma llegue a la presidencia», dijo Lula.

«Sólo la democracia permite una rotación del poder en la que uno puede competir», agregó ante decenas de miles de personas congregadas en el centro de Río de Janeiro, mientras en Brasilia una comisión parlamentaria daba luz verde al debate en el Congreso sobre el juicio político contra Dilma Rousseff, su sucesora en el cargo y ahijada política.

«No quieren que Dilma gobierne, quieren truncar la democracia. Y es importante que les digamos a nuestros amigos que quieren dar el golpe: aprendan de Lula, sepan esperar», añadió el ex presidente en referencia a los doce años que transcurrieron entre la primera vez que se presentó como candidato y su triunfo en las elecciones presidenciales de 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *