Montemar 150×150

VIERNES: Tiempo bueno con leve ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 21ºC Mínima: 7ºC
SÁBADO: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos del sudoeste. Máxima: 21ºC Mínima: 9ºC
DOMINGO: Algo nublado con leve descenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 18ºC Mínima: 7ºC

Cosquín y un abánico sonoro que se abre cada vez más

Cosquín y un abánico sonoro que se abre cada vez más
 Con los últimos acordes de la edición 2018 del mayor festival folklórico del país quedó reafirmado un cambio necesario
 
            “Vengan del Sur y del Norte, de Cuyo y del Litoral…”, pregona el Himno a Cosquín, maravillosa canción que todas las noches les da la bienvenida a los cantores y  público en general que de todos los rincones del país se dan cita en la Asamblea Nacional del Canto, como sentenciara el poeta César Perdiguero.
            Y esa invitación a concentrarse todos los años bajo el cielo del Valle de Punilla no siempre fue literal, ya que por años el sentido comercial que se le impuso a la fiesta dejó de lado a muchas manifestaciones musicales del amplio mapa sonoro argentino.
            Por lo tanto, todo aquello que no tuviera un potente componente de volumen y una constante incitación al “arriba las palmas” para lograr la consideración del público a cualquier costa, no tenía posibilidad alguna de subir al escenario mayor.
            Y en estas 3 últimas ediciones, y si bien aún hay mucho más para integrar, el concepto artístico cambió y para bien.
 
Yo no canto por cantar
            Esta consigna, fundamental, del gran Víctor Jara encontró su lugar en el Atahualpa Yupanqui. Y si revisamos semejantes nombres citados, no puede ni debe ser de otra manera. Y para ello no hace falta negar a las demás propuestas artísticas, solo se las debe sumar para que sea el soberano quien decida qué escuchar y no la imposición sin más de un director ocasional.
Emiliano Zerbini

            Así, lo que muchos llamaban la periferia del festival y que desde años venían luchando con propuestas basadas en un mayor contenido poético y musical, tuvo su espacio y se hizo visible. Y cuando hablamos de espacio decimos: una buena cantidad de minutos en escena, horario televisivo, sala de conferencia para atender a la prensa y todas las herramientas técnicas a disposición.

            Es más, la apuesta subió y se llegó a la muy buena idea de agrupar en noches temáticas al festival y los resultados fueron más que satisfactorios.
            Volvió el canto surero, los cuartetos vocales sobresalieron y se rindieron sentidos homenajes a las grandes figuras de siempre.
            Cada artista cantó y dijo lo que quiso y el público aprobó o rechazó con total libertad. Para ilusionarse.
 
Y por casa, ¿cómo andamos?
            Ahora bien, si llegó hasta este punto leyendo la nota dará por sentado que hubo una buena presencia de Música Cuyana en el festival. Pues lamento contradecirlo. Solo se presentó un merecido homenaje a Félix Dardo Palorma, en sintonía con el centenario de su nacimiento el próximo 23 de mayo, y las delegaciones oficiales de San Juan y San Luis.
              Adrián Maggi
            ¿Y de quién es la culpa?, se preguntará. Pues de todos los actores compenetrados. Y en esto seguramente no coincidiremos con muchos de ellos, ya que es más fácil cargar las tintas con la organización, y alguna que otra imaginada conspiración en contra de nuestro folklore vernáculo, que tomar, de una vez por todas, la iniciativa de trabajar codo a codo para llevarla a ese sitial de la que se cree debe ocupar.
            Las quejas, en especial en las redes sociales, siguen. El compromiso en pos de torcer el rumbo, no.
            Mal que nos pese, nadie contrata lo que no conoce. Alguna vez se deberá imitar el trabajo de otras regiones que marcan presencia en peñas, difusiones de sus discos y gestiones durante todo el año, sean contratados o no. En este Cosquín 2018 conté a dos artistas mendocinos difundiendo su obra y dos más actuando en las peñas.
            El resultado es obvio.
            Cosquín sigue abriendo el abanico sonoro para que todo el mapa musical esté presente. A tomar nota.
 
Por Roberto Mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *