Montemar 150×150

MIÉRCOLES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 25ºC Mínima: 10ºC
JUEVES: Tiempo bueno, cielo algo nublado, poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 27ºC Mínima: 13ºC
VIERNES: Cálido e inestable, tormentas aisladas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 32ºC Mínima: 14ºC

Cruces de tarjeteros y trapitos por el estacionamiento medido

Cruces de tarjeteros y trapitos  por el estacionamiento medido

 

 

El cobro por estacionar en la ciudad de San Martín se ha vuelto un negocio importante. Los tarjeteros están autorizados por la comuna, pero los trapitos no quieren quedar afuera.

 

 

Las calles del estacionamiento medido en San Martín se han convertido en un territorio en disputa y el botín lo forman los miles de pesos que,  a diario, dejan los conductores por estacionar sus vehículos durante un rato.

El sistema de estacionamiento es municipal, funciona de lunes a viernes y la comuna tiene algo más de 40 tarjeteros que se reparten la red de cuadras y que cobran $5 por cada media hora. El problema es que al negocio ahora se lo disputan los trapitos, que solían parar en las cuadras adyacentes, pero que poco a poco van ganando espacio.

El municipio lo sabe y ha pedido colaboración a la comisaría 12, para que patrulle las cuadras del centro atentos a cualquier problema con los tarjeteros. “Tenemos la colaboración de la policía pero los trapitos a veces no entienden de arreglos, de trabajar en blanco. Se les ofreció a muchos de ellos convertirse en tarjeteros y no aceptaron”, cuenta desde la comuna.

El sistema de estacionamiento medido en San Martín comenzó a operar en 2012; primero en manos de la comuna, luego privadas y finalmente del municipio otra vez. En estos seis años, la mayor parte de la gente se acostumbró a que tiene que pagar por estacionar en el microcentro, pero algunos se aprovechan de esta situación.

“Hay un grupo de trapitos que cobra el estacionamiento donde el sistema legal no funciona, es decir en las calles que no están incluidas dentro de la red”, admiten en la comuna, que también sabe que estos trapitos cobran los fines de semana, los feriados y por las noches: “La policía es la que tiene que intervenir en esos casos. Nosotros ya hemos avisado”.

En la calle eso se ve todo el tiempo, un ejemplo de ello es la zona de los cafés, a una cuadra de la comuna, donde en las noches los trapitos hacen las veces de tarjeteros, aunque sin boletas: algunos cobran a voluntad del automovilista, pero otros le ponen una tarifa: “Si se van a bajar a comer una pizza, cómo no me van a largar 20 pesos”, dice uno de ellos, que también ofrece lavar el auto.

Pero el problema va más allá todavía y surgen conflictos por cuadras y zonas muy codiciadas: una de ellas es calle España, junto al parque Sarmiento, donde suelen verse a trapitos y tarjeteros al mismo tiempo, no siempre en buenos términos. “Yo los dejo lavar los autos pero el tiempo de estacionamiento es mío”, cuenta un tarjetero municipal, que alguna vez se fue a las manos para hacer respetar su espacio.

Ante estos problemas de territorialidad que la policía no termina de resolver, la comuna ha optado por dos caminos: uno de ellos es pedirle a sus tarjeteros que eviten las peleas o los conflictos: “Ante cualquier problema, la orden es llamar a la policía”, dice pero hay otro camino y es el de darle esas cuadras a las chicas tarjeteras: “Es muy difícil que un trapito vaya a discutir con una mujer, hasta acá no hemos tenido problemas”.

Acordar con los trapitos un modo de trabajo o reglas mínimas de convivencia es para el municipio de San Martín casi un imposible, no solo porque no ha conseguido mantenerlos en la formalidad del trabajo sino porque no operan como un grupo: “Cada uno tiene sus intereses y algunos están con problemas siquiátricos. No es fácil dialogar con esta gente”, dicen desde la comuna.

En las últimas semanas, personal de la comisaría 12 ha realizado varios procedimientos y ha demorado a los trapitos, pero los libera a las pocas horas y vuelven a lo mismo, a disputarse las calles del microcentro con los tarjeteros. “Es un problema difícil de resolver”, admiten en la comuna.

(Ulises Borderil)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *