Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura, vientos moderados del sector sur. Inestable en cordillera. Ingreso de frente frío. Máxima: 14ºC Mínima: 6ºC
LUNES: Parcialmente nublado con poco cambio de la temperatura, vientos del sector sur, heladas parciales. Inestable en cordillera. Máxima: 13ºC Mínima: 2ºC
MARTES: Mayormente nublado y frío con descenso de la temperatura, vientos del sector sur. Nevadas débiles en cordillera. Máxima: 11ºC Mínima: 3ºC

“Cuántas lindas plazas” por Daniel Fermani

“Cuántas lindas plazas” por Daniel Fermani

 

Mendoza siempre fue una ciudad de entre las más lindas de la Argentina. Pespunteada de arboledas desde su reconstrucción tras el terremoto de 1861, cuenta con un trazado modernísimo, ecológico y pensado a medida de hombre. Plazas, acequias, arbolado, parques y paseos la caracterizan, además de los típicos zanjones que delimitan la Capital, las plazoletas y los caserones antiguos que una vez también florecían en toda la ciudad y sus alrededores. Si se camina por Mendoza en estos días, se encontrarán decenas de obras en curso: repavimentación de calles, delimitación de acequias y estacionamientos, trazado de pistas ciclables, remodelación de plazas y renovación del mayor parque de la ciudad. En fin, un maremágnum de obras que sobrepasan los límites de la Capital para seguir en casi todo el Gran Mendoza, y que provocan no pocos embotellamientos, demoras, inconvenientes en el tránsito de vehículos, medios de transporte y hasta peatones. Pero qué bella va a quedar nuestra ya hermosa ciudad. Qué bella.

 

 

A los docentes el gobierno les impuso un aumento del 17% por decreto, sin derecho a huelga; violencia antidemocrática que se agregó al nefasto invento del “ítem aula”, ideado sin duda por una persona que jamás dio clases, y sin duda jamás trabajó, pero acostumbrada a rendir pleitesía a los explotadores. Y ahora se habla de que el gobierno provincial contrataría una empresa extranjera para controlar el ausentismo en los docentes… ¿Una empresa extranjera? ¿Será verdad? ¿Y a qué precio? ¿Acaso habrán ofendido los docentes al poder, o tal vez a un ministro de Educación, siempre ajeno, reitero, a la labor docente, para provocar este encarnizamiento? Pero eso sí, plazas y calles, una maravilla. Extraño, no hay dinero para adecentar los sueldos de una de las profesiones más castigadas y postergadas del país, y sí lo hay en cambio para rehacer de cabo a rabo la plaza San Martín, que entre nosotros, a quién le importa. Y la calle Arístides Villanueva, para que vayan los jóvenes a tomar a los bares de moda. Y el parque General San Martín, claramente sin decir quién sigue robándose las estatuas originales, como la de la Calle de la Virgen, recientemente desaparecida.

 

 

Pero no hablemos siempre de los docentes. Hablemos de los médicos, de los enfermeros, de los ordenanzas, de los celadores, de los insumos hospitalarios. De los centros de salud y escuelas a los que en cualquier momento se les va a caer el techo. Eso sí, plazas para salir corriendo van a tener de sobra.

 

 

                El planteo es: ¿de dónde sale el dinero para abrir literalmente una ciudad de punta a punta y rehacerla? ¿De lo que se les roba a los trabajadores? Sería una respuesta, pero tal vez demasiado fácil. Después de todo, ¿a quién le importa si a los que trabajan (léase trabajan) no les alcanza el sueldo para pagar boletas astronómicas y comida, si hay tan bonitos paseos que embellecen y engalanan a Mendoza?

 

 

Claro, no todo es tan bonito. Mientras se renueva el parque O’Higgins, lindero de la Costanera, se incendia dos veces seguidas el teatro Gabriela Mistral. Qué cosa. Dos veces en el mismo día, increíble. Un teatro al aire libre, de ladrillos, difícil pegarle fuego.

 

 

Qué ola de calamidades a los emblemas culturales de Mendoza, si sumamos el incendio del Espacio de Arte Contemporáneo (ECA), que destruyó vitrales de casi un siglo de antigüedad; al desastroso abandono y seguro despojo de la pinacoteca Fernando Fáder desde hace… ¿seis, siete años? El MAMM (Museo de Arte Moderno de Mendoza), y el lindero teatro Quintanilla se hallan cerrados a causa de la enésima refacción de los techos (lugar común de todas las administraciones provinciales). Un turista que llega a Mendoza puede recorrer muchas bodegas (ésas no se incendian, son privadas), pero si quiere conocer algún museo, va a tener que irse a otra provincia.

 

 

En fin, iglesias, Casa de Gobierno, Legislatura, espléndidas.

 

 

Y eso sí, plazas, plazoletas, paseos, boulevares, prosperan. Todos los lugares que muy pronto van a ser habitados por los indigentes, o se van a convertir en zonas francas de delincuencia y drogas.

 

 

Los maestros, los médicos, las escuelas, los hospitales, que esperen. Los votos se hacen con lo que se ve, pongan siempre vivas en los canteros.

 

El autor de la nota es Profesor y Licenciado en Letras, dramaturgo y novelista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *