Montemar 150×150

MARTES: Nubosidad variable con descenso de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Tormentas aisladas durante la noche. Precipitaciones en cordillera. Ingreso de frente frío. Máxima: 25ºC Mínima: 12ºC
MIÉRCOLES: Nubosidad variable con descenso de la temperatura, vientos del sector sur rotando al noreste. Máxima: 21ºC Mínima: 10ºC
JUEVES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 23ºC Mínima: 9ºC

 El contratista que encontró a Beto Garín: “Hablaba poco, estaba muy débil y tenía mucho frío”.

 Cornelio Cuenca (43),  contratista de la Finca Díaz, ubicada en  calle 13 de la Colonia Lambaré, fue quien encontró a Beto Garin cuando estaba intentando recoger agua en una botella plástica de una pileta de ese lugar.

El contratista dio con él luego de escuchar ladrar a su perra. Le pareció divisar una figura cerca de una pileta. Se acercó desconfiando que fuera alguno de los ladrones que suele asolar la zona. Pero no. Se encontró con Beto, en grado extremo de debilidad, que intentaba llenar una botella de plástico con agua. Apenas hablaba y tenía mucho frío. Le dijo que estaba perdido y que no sabía dónde estaba. Cornelio lo llevó hasta su casa, en un reflejo solidario,  y su esposa Carmen (35) le preparó un té con un sándwich que apenas si alcanzó a probar.

El dueño de la finca, Julio Díaz,  llamó a la Comisaría 55 de Montecaseros y los policías arribaron a los pocos minutos. Cuenca no lo había reconocido ni sabía de quien se trataba. Pero los efectivos sí.  Beto le dijo que “había estado escondido” procurando escapar de la gente y que había visto “los fuegos artificiales” del año nuevo que habían arrojado sus hijos.

Luego, fue trasladado al centro asistencial de Montecaseros, donde lo atendió el médico Rafael Atencio, quien le diagnosticó un cuadro de deshidratación aguda y le suministró suero y lo derivó al hospital Perrupato

“Me comentó que también estuvo comiendo duraznos y damascos que hay en la finca, pero casi no hablaba, estaba muy débil y con frío”, recordó el trabajador rural.

Beto Garín (43),  quien presenta un retraso madurativo,  había desaparecido de su hogar en el barrio 25 de Mayo,  en el que vive  junto a sus padres,  en la madrugada del 30 de diciembre  y llevaba 8 días “desaparecido”. Tras él se  montó un gran operativo que incluyó la participación de efectivos policiales, vecinos, amigos y familiares de la familia, que rastrillaron la zona con la ayuda de caballos, perros, motos, cuatriciclos, autos, camionetas y a pie.

 

Además,  fue fuerte la difusión de fotos   a través de las redes sociales por parte de familiares y amigos, pero sin resultados positivos. Como sintetizó uno de los vecinos más activos en la búsqueda, Martín Araya  “parece que  a Beto se lo tragó la tierra”.

Entramado de fincas y sembradíos

El lugar donde fue encontrado Garín es un entramado de fincas y sembradíos, distante a unos 25 kilómetros al noreste  de su domicilio de Alto Verde, en el departamento de San Martín. Hasta allí llegó, extraviado, ocultándose entre los pastizales, tomando agua de lluvia y comiendo damascos y duraznos que pudo encontrar en alguna planta. Lo extraño es que nadie se haya percatado de su presencia en esas largas caminatas que debió realizar hasta arribar al lugar donde lo encontró Cuenca.

A las diez de la mañana de ese miércoles, se produjo el emotivo encuentro entre Beto con  sus padres y hermanas. Atrás habían quedado 8 días de sufrimiento e incertidumbre, de no saber cuál era el destino que podría tener un ser tan especial, que hoy se recupera, rodeado del amor de familiares y amigos, en una sala del hospital Perrupato.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *