Montemar 150×150

SÁBADO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y poco cambio de la temperatura, vientos moderados del noreste. Alerta por tormentas con granizo en el este y sur provincial. Máxima: 32ºC Mínima: 17ºC
DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

El fenómeno de “El Niño” es considerado el más grave de los últimos 15 años

 

Según el último boletín El Niño/La Niña publicado por la Organización Meteorológica Mundial, éste continuará intensificándose previsiblemente a finales de año.

 

El actual episodio de El Niño, intenso y maduro, que está contribuyendo a condiciones meteorológicas extremas, es el más grave de los últimos 15 años, según manifestaron.

 

En efecto, sostienen que se situará entre los 3 más fuertes registrados desde 1950, luego de que el valor máximo promedio en un período de 3 meses de las temperaturas de la superficie del agua en las zonas central y oriental del Pacífico tropical superare la temperatura normal en 2 ºC.

 

Este fenómeno natural es resultado de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial. Habitualmente, los episodios de El Niño se intensifican a finales del año civil, alcanzando su fase máxima entre octubre y enero del año siguiente. Es frecuente que persistan hasta bien entrado el primer trimestre de ese año antes de empezar a debilitarse.

 

«Las graves sequías y las inundaciones devastadoras que se están experimentando en las zonas tropicales y subtropicales caracterizan el presente episodio de El Niño, el más fuerte registrado desde hace más de 15 años”, dijo el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud.

 

«Este año estamos mejor preparados que nunca. Los países más afectados, basándose en las advertencias de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales, están planificando la preparación para El Niño y sus consecuencias en sectores como la agricultura, la pesca, los recursos hídricos y la salud, y están poniendo en marcha campañas de gestión de desastres para salvar vidas y reducir al mínimo los daños económicos y las perturbaciones”, añadió.

 

«El nivel de movilización internacional, nacional y local es realmente sin precedentes, lo que pone de manifiesto el valor que tiene para la sociedad contar con información sobre el clima que permita tomar medidas”, indicó Jarraud.

 

La OMM publicó el boletín El Niño/La Niña ayer en vísperas de una conferencia internacional sobre El Niño en Nueva York, que tiene a la OMM como uno de los principales copatrocinadores, organizada con el objetivo de aumentar la comprensión científica de este fenómeno y sus consecuencias, así como de ayudar a incrementar la resiliencia a las perturbaciones socioeconómicas previstas en todo el mundo.

 

«Nuestros conocimientos científicos sobre El Niño han aumentado en gran medida en los últimos años. Sin embargo, este fenómeno se está produciendo en territorio desconocido. Nuestro planeta se ha alterado enormemente por el cambio climático, la tendencia general hacia un aumento de la temperatura oceánica en todo el mundo, la pérdida de hielo marino en el Ártico y de más de un millón de kilómetros cuadrados de cubierta de nieve estival en el hemisferio norte”, explicó Jarraud.

 

En sus palabras, «por tanto, ese fenómeno natural de El Niño y el cambio climático inducido por el ser humano tal vez interactúen y se modifiquen mutuamente de formas que no hemos experimentado nunca en el pasado”.»Antes incluso del comienzo de El Niño, el nivel medio de las temperaturas en la superficie en todo el mundo ha alcanzado nuevos récords. El Niño está aumentando el calor más aún” dijo.

 

Organizaciones humanitarias ya han advertido de los peligros de cosechas fallidas, hambrunas y epidemias como consecuencia de este fenómeno climático que recibe su nombre del niño Jesús, pues a menudo tiene lugar durante Navidad ante las costas sudamericanas del Pacífico.

 

No obstante, Jarraud señaló que el mundo está hoy «mejor preparado que nunca» para hacer frente a este fenómeno. Durante la Conferencia Internacional sobre El Niño, este 17 y 18 de noviembre en Nueva York, se abordarán nuevas medidas para su detección y prevención.

 

La situación en la Argentina

En la Argentina, las precipitaciones superarán la media en la región de la Mesopotamia, que abarca las provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos; en el nordeste de la Patagonia; y regiones del centro del país. “Que la temperatura de la superficie del océano esté por encima de la media tiene un impacto en la circulación de la atmósfera; en la región Sudeste de Sudamérica, por ejemplo, se observarán mayores precipitaciones durante lo que resta de la primavera y el verano”, informó el vocero del Servicio Meteorológico Nacional, Ignacio López Amorín.

 

“Hoy (por ayer), en Resistencia, provincia del Chaco, cayeron en seis horas 148 milímetros, un record diario para el mes de noviembre; y la semana pasada se registraron 215 milímetros en la misma cantidad de horas en Mercedes, provincia de Corrientes, lo que es también un valor record”, mencionó López Amorín, quien añadió que ya hay “señales de que El Niño realmente está impactando”. “Prevemos que la Mesopotamia siga siendo afectada con precipitaciones superiores a las normales, lo mismo que la Pampa Húmeda. Mientras tanto, el sur de la Patagonia y el nordeste argentino tendrán precipitaciones inferiores a las normales”, indicó el meteorólogo.

 

Por último, el SMN pronostica que “en la región central y norte de la Patagonia las temperaturas serán levemente inferiores a las normales en los próximos tres meses, y en el nordeste argentino serán superiores a las normales, lo que se debe a la falta de lluvias y a los cielos despejados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *