Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

“El Niño” terrible: hasta 45% menos de producción en Mendoza

“El Niño” terrible: hasta 45% menos de producción en Mendoza

Por: Leandro Mascareño, becario de Prensa de la Facultad de Ciencias Agrarias

Mucha fue la preocupación de los productores locales cuando en octubre del 2015 se dieron situaciones climáticas anormales en nuestra provincia, en lo que fue una primavera con temperaturas extrañas para los mendocinos y que se normalizó parcialmente entrado el mes de enero de este año.

Esa preocupación se transformó en dolores de cabeza, ya que a esas circunstancias de bajas temperaturas, gran humedad y precipitaciones elevadas, se sumó el efecto del granizo en lugares donde no registraba incidencia histórica.

Según el informe presentado en marzo por el Instituto de Desarrollo Rural, teniendo en cuenta los cultivos con más hectáreas en Mendoza, la zona en donde se establecen generalmente y los tiempos y labores culturales que conlleva cada uno, se estima que las pérdidas en rendimiento promedian el  45 % para distintas especies, lo que complica más el panorama de la actividad en la provincia, además del delicado momento económico que pasan los productores de un tiempo a esta parte.

Uno de los sectores más afectados fue el vitivinícola, directamente con una suba en los precios de vinos (la cual tiene su contraparte positiva). El fenómeno dio lugar a patologías criptogámicas, es decir, aquellas que son causadas por hongos, que en condiciones de alta humedad y abundante agua en circulación por ramas, hojas y brotes, predispone al aumento de su actividad y la aparición y desarrollo de los síntomas característicos desde estadios muy tempranos del crecimiento de las plantas. Es un análisis desprendido del trabajo que se encuentra realizando Jorge Prieto, técnico del INTA, quien estudia el impacto climático en vid con asociados en Montpellier, Francia.

El testimonio del productor Ramiro Peralta, de la Zona Este, refleja lo expuesto en cuanto a inclemencias y enfermedades: “En el Este es más complicado por la cantidad de variedades sensibles que se acostumbra cultivar. Además, el desarrollo de la tormenta termina acá, haciendo que el daño por granizo sea mayor que en otras partes”, expresaba.

“Estamos acostumbrados a tres aplicaciones de químicos en toda la temporada para la peronóspera, pero con tantas lluvias y tan pegadas entre sí, hubo días en que no podíamos entrar a curar porque no había piso para las máquinas”, dijo el productor. En tanto que Guillermo Castro, otro productor pero de Russell, Maipú, comentó cómo había sido el golpe en su finca: “En muchos años no había visto caer un granizo tan dañino. Perdí la producción de este año y el siguiente. Dejé a cargo a la bodega de los viñedos porque no había forma de seguir”.

La situación no sólo afecta a la vid, ya que la industria frutícola sufrió sus consecuencias. Entre las más afectadas está la del durazno, con monilinia como la enfermedad más problemática. Tanta es la incidencia de este hongo que, si no se hace la práctica común de tirar los frutos afectados a un pozo con cal, para así inhibir la fructificación, puede verse comprometido el desarrollo de los brotes en la temporada siguiente, según las explicaciones de la Asociación de Productores de Durazno para Industria.

 

Durazno dañado por monilinia

 

Productores de pomáceas, como manzanas y peras, también se han visto damnificados. En el caso de la primera, con un 40 % de producción menor a 2015 y un total de 53 mil toneladas (Tn), uno de los menores en 10 años, cuando el promedio fue de 80 mil Tn.

El ajo no se escapó a la dificultad, ya que se deterioró en las etapas que le siguen a la cosecha, y los productores aún tienen prácticas de antaño en el manejo y conservación entre diciembre y marzo, comentaban desde la cátedra de Horticultura de la Facultad de Ciencias Agrarias.

Esto se suma a la problemática actual del incierto rumbo del Real y los caminos que pueda seguir su devaluación en Brasil, el principal mercado que tiene como destino el 80 % de la producción local. La crisis política y económica contribuye a la especulación del sector y demora la decisión de realizar las operaciones.

 (Unidiversidad)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *