Montemar 150×150

JUEVES: Mayormente nublado y frìo, lloviznas, nevadas en sectores del llano cercanos a la precordillera. Nevadas en cordillera. Máxima: 8ºC Mínima: 2ºC
VIERNES: Nubosidad en disminución con ascenso de la temperatura, neblinas matinales, vientos leves del sector norte. Mejoran las condiciones meteorológicas en cordillera. Máxima: 10ºC Mínima: 1ºC
SÁBADO: Algo nublado con heladas y poco cambio de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 11ºC Mínima: 0ºC

En los últimos años, varios submarinos sufrieron accidentes

En los últimos años, varios submarinos sufrieron accidentes

En las últimas cinco décadas al menos una decena de sumergibles, algunos de ellos equipados con armas nucleares, no pudieron volver a la superficie. Recordamos algunas de sus trágicas historias

En agosto de 2000 Rusia y el mundo fue golpeado por la noticia urgente de la tragedia del submarino nuclear cazaportaaviones K-141 Kursk. Botado en 1994, era el orgullo de la Armada rusa. El 14 de agosto trascendía a los medios de comunicación que el sumergible tenía problemas, aunque la realidad es que estos habían comenzado dos días antes. El hermetismo de las autoridades rusas prefirió no informar entonces del incidente.

El Kursk, capitaneado por Guennadi Liachin, se encontraba de maniobras en el mar de Barents en el mayor operativo naval desplegado por Rusia desde la desintegración de la URSS. Su misión era probar los torpedos Shkval, que quería vender a China.

Sobre las causas de su hundimiento existen al menos dos versiones. La oficial es que a las 11,28 horas del 12 de agosto se producía una explosión abordo debido a la inflamación del combustible de un torpedo, que desencadenó otras explosiones, que afectaron al sexto, séptimo y octavo compartimento del sumergible, según una de las notas que se recuperó de uno de los hombres que logró alcanzar la propa. En esta parte se situaron los únicos supervivientes de las explosiones, que perecieron seis días después asfixiados, tras declararse un incendio en esa zona, según las investigaciones posteriores. En total murieron 118 personas.

La otra versión, mantenida por el historiador y capitán de la Armada rusa, Vitali Dotsenko, autor del libro «¿Pero quíén mató al Kursk?», era que el submarino había sido alcanzado por un torpedo norteamericano Mark-48, como «advertencia» de EE.UU. para que Rusia no vendiera sus torpedos a China.

Además del dolor, la polémica rodeó el accidente del Kursk, al ver los familiares de los tripulantes del submarino que el Gobierno ruso era incapaz de rescatarlos ni admitía la ayuda de otros gobiernos. Tuvieron que pasar varios días para que se sumaran a las labores de rescate equipos británicos y noruegos, pero ya fue demasiado tarde.

(ABC)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *