Montemar 150×150

MARTES: Muy caluroso con nubosidad variable, inestable hacia la noche, vientos leves del noreste. Máxima: 38ºC Mínima: 22ºC
MIÉRCOLES: Caluroso e inestable con nubosidad variable, vientos del sudeste. Máxima: 35ºC Mínima: 22ºC
JUEVES: Muy caluroso con nubosidad variable y tormentas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 39ºC Mínima: 23ºC

Encuentro y conversación con el músico y cantor mendocino Roberto Mercado

Encuentro y conversación con el músico y cantor mendocino Roberto Mercado

Nota publicada por Cacho Arenas (Rubén Rafael Luis Evangelista), escritor autodidacta, autor de ensayos, relatos, cuentos, notas y crónicas periodísticas y poesía, autor y compositor de la ciudad de Santa Rosa, provincia de La Pampa, especial para Tiempo del Este.

El músico, cantor, cronista e investigador del folklore Roberto Mercado, de la ciudad de Junín, provincia de Mendoza, visitó una vez más la capital pampeana recientemente para encontrarse con colegas y difusores musicales, y renovar amistades que la guitarra y el canto le han brindado en nuestra provincia. También vino a dar noticias a los pampeanos acerca del último trabajo que realizó junto al consagrado guitarrista y cantor cuyano OSCAR DOMÍNGUEZ, titulado “Palorma Ciento por Ciento”, un homenaje al recordado autor y compositor del Dpto. La Paz, Félix Dardo (Robustiano) Palorma en el centenario de su nacimiento, traducido en un disco con 17 obras cuidadosamente seleccionadas –y bien documentadas con asesoramiento de descendientes del famoso artista–, que es presentado al público en ocasión de cada recital en vivo que realiza el dúo por diversas ciudades del país.

Nos encontramos con Roberto Mercado en el centro de Santa Rosa y dialogamos largo rato hasta ponernos al día sobre hechos y novedades de la música folklórica en su provincia –con preminencia del acontecer en el Este mendocino— y La Pampa, con el acento puesto en la capital, Santa Rosa, donde la actividad artística y cultural en general es más voluminosa que en el resto de las poblaciones. Hablamos del pasado histórico y la incidencia del folklore cuyano sobre todo el país en las décadas del 30 y 40, y la aparición del homenajeado Palorma en el panorama nacional cuando declinaba esa corriente liderada por Los Trovadores de Cuyo, Buenaventura Luna, Montbrún Ocampo y Antonio Tormo entre muchos otros. Palorma, me explicó R. Mercado, fue el continuador de la importante presencia cuyana en Buenos Aires, y su reinserción también en gran parte del país. (NOTA: este tema está explicado minuciosamente por Octavo “Pepe” Sánchez, músico, docente e investigador de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, en su nota “Palorma: El primer gran innovador de la música popular”, publicada en la edición especial dedicada a Palorma por la revista “Tiempo del Este” en junio de 2018; dice Sánchez que Palorma “cambió el rumbo” del cancionero cuyano, con sus innovaciones en la tímbrica vocal e instrumental, y en las construcciones melódicas y armónicas, innovadoras y paradigmáticas de la nueva corriente del cantar cuyano, al punto que le asigna a Palorma el papel de “un significativo antecedente del (Movimiento) del Nuevo Cancionero”, nada menos!!).

Roberto Mercado reflexionó sobre lo inexplicable que resulta que Mendoza haya resignado en materia de música folklórica el fuerte protagonismo nacional que tuvo durante décadas, y lo difícil que es hoy en día para sus artistas retomar ese rol, no abandonado, sí adormecido. Mendoza es una inmensa cantera de grandes músicos y hay que recordar que fue cuna del recién nombrado Movimiento del Nuevo Cancionero, lanzado en el año 1963, que tuvo proyección nacional y latinoamericana.

Hablamos con R. Mercado del asunto del corte del Atuel, un tema al que no le escapa y por el contrario le interesa particularmente, sobre el que a partir de ahora se ilustrará más a fondo leyendo dos versiones gráficas del Cancionero de los Ríos recolectadas en su paseo pampeano. Le conté acerca de la intensa actividad folklórica juvenil en La Pampa, con la aparición de verdaderos talentos –instrumentistas, cantantes, cantautores, a los que les estamos proponiendo que indaguen en nuestra literatura e historia regional para ilustrarse y tener mayor respaldo intelectual– que prometen consolidar el canto pampeano y prolongar su vigencia con alto nivel de excelencia.

Este tema disparó otro que escasamente abordamos en las conversaciones sobre el acontecer folklórico: el reconocer la coexistencia de dos espacios o corrientes de artistas, intérpretes de folklore, de diferente naturaleza, que conviven pero no se interrelacionan. Los diferencian los repertorios que tratan, los estilos interpretativos y el público destinatario específico para cada uno. El ámbito de exposición para los unos es generalmente la peña popular y casi siempre multitudinaria, en las que predominan las canciones festivas sostenidas con sonoros ritmos percusivos y prominentes sonidos eléctricos, y en las que en los últimos años se impone la práctica espontánea de las danzas por parejas que se hallan entre el público y que son tocadas en vivo en los escenarios; y para los otros, los espacios físicos más reducidos, cuyos tablados íntimos irradian mayor elaboración en la oferta instrumental y vocal, y esencialmente materiales poéticos que invitan a escuchar con atención para desanudar metáforas y mensajes inspirados y comprometidos, a veces contestatarios, a veces reflexivos, etc. Pero todo ello, las dos corrientes juntas, nos dijimos, constituyen la materia de que está hecho el corpus del cancionero folklórico actual; el esquema se repite, presumimos, en todo el país.

Quiénes son los que en estos tiempos producen obras nuevas entre las jóvenes generaciones de artistas, es un tema que no alcanzamos a desarrollar por falta de tiempo, pero no dejamos de coincidir en que los jóvenes cantautores se están animando al desarrollo de textos que a veces prefieren llamar “letras”, y que nacen necesariamente con su correspondientes ideas melódicas para construir la canción. En La Pampa ya tenemos múltiples ejemplos de ello.

Conversamos también de la reciente edición del libro “Historia del Cancionero Folklórico Contemporáneo de La Pampa” y los actos de presentación en Santa Rosa, Buenos Aires (Casa de La Pampa) y Realicó, y el interés de R. Mercado por acceder a un ejemplar, que se llevó con él y prometió incorporar a un espacio de objetos preciados que llama La Pancha Alfaro, en su lugar de residencia. La contraprestación fue una publicación especial de la revista “Tiempo del Este” –en la que escribe sobre folklore habitualmente en su pago chico– dedicada al homenaje a F. Palorma, y ejemplares del disco “Palorma Ciento por Ciento”, con destinatarios prefijados.

Prometió enviarme grabaciones de un dúo cuyano emblemático que integró años atrás su actual compañero Oscar Domínguez, para disfrutar del fino trabajo armónico vocal que imagino realizaba como ahora con Mercado, en sus interpretaciones en dueto. Al escuchar el nuevo disco, pude apreciar la pulcritud y exactitud con que afronta la bella segunda voz que le hace a Roberto Mercado, un muy buen intérprete vocal, éste, que además es soporte melódico inmejorable por afinación y carácter en el cantar.

Hablamos durante varias horas de muchos otros tópicos, imposibles de resumir en estas líneas, y no estuvo ausente la descripción detallada de cómo una razón causal y no casual fue la que provocó la unión en dúo de Roberto Mercado y Oscar Domínguez, que ninguno de ambos avizoraba hasta ese momento. Me acordé y le pregunté por el refinado poeta mendocino Julio Quintanilla, tan desconocido por nosotros los pampeanos, tan mentado para Julio Domínguez, que lo admiraba por sus letras musicalizadas; su respuesta planteó la existencia de múltiples comentarios y versiones diversas que lo señalaban como víctima de modos subalternos de apropiación de sus obras literarias a manos de inescrupulosos. Pero “El Bardino” conocía sus textos a través de canciones que firmaba el propio Quintanilla como poeta, y que las radios mendocinas difundían a menudo en el oeste pampeano en los años ’40.

Al terminar nuestro encuentro y conversación, Roberto Mercado partiría hacia Villa Mercedes donde el dúo haría la presentación del nuevo disco; luego a Mendoza, y más tarde a San Juan, donde cerrarían el año que les fuera pródigo en todos los sentidos con su homenaje a Palorma. Al momento de escribir este apunte, el Dúo Mercado-Domínguez ya ha realizado el itinerario planificado, acompañado por el habitual éxito artístico.

CACHO ARENAS
Santa Rosa, L. P., diciembre de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *