Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

Fue a abrir una encomienda y le explotó una bomba. Hay un sospechoso detenido

Héctor Sosa (54), un empleado municipal con destino en Defensa Civil, sufrió un atentado en su casa de calle Lonardi, al norte de la ciudad de San Martín, pasado el mediodía de ayer jueves.

Las “encomiendas”, serían tres, llegaron en un remís hasta la casa de Sosa. Según trascendió el infortunado hombre al abrir el bulto, lo sorprendió una fuerte explosión que le provocó daños en el brazo y en el rostro, siendo inmediatamente socorrido por vecinos y familiares, que lo trasladaron hasta la guardia del hospital Perrupato, donde le practicaron las primeras curaciones.
Efectivos de la Brigada de Explosivos de la Policía de Mendoza, se constituyó en el lugar, buscando aventar peligro para el caso de las “encomiendas” fueran otros artefactos explosivos, mientras que la Fiscal Mónica Fernández Poblet, ordenaba un estricto secreto del sumario.
A medida que transcurrían las horas, comenzó a trascender una declaración que alcanzó a hacer Héctor Sosa, orientando la investigación hacia un hombre con el que estaría enfrentado por cuestiones pasionales, y que le habría advertido sobre el peligro que le acarrearía mantener una relación sentimental con su ex mujer.
Hacia la tarde, miembros de Investigaciones y Policías de Cuerpos Especiales, allanaron un domicilio del Distrito de Barriales, donde procedieron a detener al sospechoso, de apellido Ceballos, de atentar contra la vida de Sosa. Ceballos podría quedar imputado en las próximas horas si la Fiscal encuentra mérito.
Fabricación casera
Para la fabricación de la bomba casera, el o los autores materiales del aparato explosivo, emplearon una batería, cables, botellas de vidrio, combustible líquido y pólvora, según pudo conocerse. La Fiscal Poblet estimó, ante distintos medios informativos, que si bien el artefacto “había sido muy bien diseñado”, realzó a la fortuna de que no explotase en su totalidad “porque de lo contrario las heridas le podrían haber llevado a la muerte” a Sosa.
Héctor Sosa, la víctima del hecho, es un conocido trabajador de Defensa Civil, y numerosas personas que lo conocen se acercaron ayer al Hospital Perrupato para interiorizarse de su estado de salud que, afortunadamente, se encuentra fuera de peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *