Montemar 150×150

JUEVES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 25ºC Mínima: 13ºC
VIERNES: Cálido e inestable, tormentas aisladas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 32ºC Mínima: 14ºC
SÁBADO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y leve descenso de la temperatura. Máxima: 29ºC Mínima: 17ºC

Ignacio «El Burro» Martínez, historia viva del canto

Ignacio «El Burro» Martínez, historia viva del canto

 

Manantial de historias de un cantor con 90 años.

 

La patria se hizo de a pié. Los pueblos aún conservan relatores de su historia hablada o cantada. En un rápido pantallazo, como quien ve una película que pasa del cine mudo y en blanco y negro, al color y sonido digital del momento en unos pocos minutos, Ignacio Martínez, en realidad y para que sepan de quién hablamos, el Burro Martínez, repasó una vida de trabajo duro en la viña compensado con la alegría del canto.

Nació el 1 de febrero de 1925 la finca El Globo y vivió siempre en la zona. De padre cordobés y madre mendocina. Siempre le llamó la atención la guitarra. Tendría unos 11 años cuando en las reuniones donde había cantores se le metía entre las piernas a su padre para escucharlos.

Siendo aun niño su padre le regaló una guitarra Núñez, de las que se apretaban las clavijas poniéndole saliva, ya que eran de madera y estas al hincharse se quedaban fijas con la que hizo sus primeras armas aprendiendo de un tal Guillermo Sánchez y un tal Franco, así los recuerda.

A los 18 años empezó a cantar solo. Le gustaba siempre lo cuyano. Admirador absoluto de Hilario Cuadros, se entreveró en cuanta fiesta hubiera por la zona.

 

Ese amigo del alma

Formó algunos conjuntos como un trío con Antonio Campos y Rafaelli.  Después otro con Luis Aguilar, a quien señala como su gran amigo de la vida y de la guitarra y José, el macho Sosa.

Otra formación que integró fue Los Trovadores Andinos con Juan Abrego, Serafín Chirino, Carlos Camus, Armando Gringo Barauna y Burro Martínez. Estuvieron 3 años tocando en la zona, San Rafaél  y San Juan.

Después el Trío Santa Cecilia con Luis Aguilar, y Oscar Arce. Tenían acordeón y guitarras con micrófonos adentro y tocaban rumbas  en fiestas populares, bailes y peñas.

Hasta tocó en una novela haciendo fondo musicales con don Luis Aguilar en la compañía de Ubriaco Falcón.

“Yo me presentaba con mi nombre pero todos me decían Burro”, nos cuenta. Heredó de su abuelo y padre el apodo. Ellos criaban burros y de ahí les quedó. No lo ofende, es más le gusta.

 

¡Viste que era una chancha!

De las innumerables anécdotas que tiene resalta una. Volvían una noche de cantar con su amigo Luis Aguilar cuando sienten un fuerte golpe. Discutieron si era un perro grande o una chancha mientras seguían viaje. Para sacarse la duda y ver quién ganaba la apuesta se vuelven. Y era una chancha que todavía vivía. La cargaron se fueron a la casa, pusieron a calentar agua, la carnearon y al otro día estaban meta hacer chorizos. “Después llegaron muchos voluntarios, pero a comer”, remata risueñamente.

El Burro ha sido fuente de consulta para diferentes trabajos sobre la historia del lugar por los que ha recibido algunos reconocimientos como uno que reza: “Tesoro vivo rivadaviense” otorgado por la Municipalidad de Rivadavia.

 

Trabajo y respeto como lema

Fue hasta segundo grado en la escuela y a los 12 años ya tuvo que salir a trabajar. Época dura donde todo se hacía a pico y pala, como por ejemplo el tanque de agua o el canal colector de la zona.

Su padre le inculcó el respeto ante todo. “Antes de que se seque la escupida tenés que estar de vuelta nos decía, y había que hacerle caso, si no…”, nos dice recordando su infancia.

“Me siguen invitando y mientras puedo yo voy. Me gusta tanto cantar que es una alegría que me busquen para eso todavía”.

Tonadero, cantor y guitarrero, pero ante todo hombre de bien. El Burro Martínez, historia viva rivadaviense. Tesoro incalculable que vive para contarla. Por ser Burro nomás.

 

Por Roberto Mercado

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *