Montemar 150×150

MARTES: Poca nubosidad con heladas y descenso de la temperatura, vientos leves a moderados del noreste. Máxima: 14ºC Mínima: 2ºC
MIÉRCOLES: Poca nubosidad con heladas generales y ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 17ºC Mínima: 0ºC
JUEVES: Parcialmente nublado, buen tiempo en general. Máxima 23ºC. Mínima:6ºC.

Isabel Tejeda, la sanmartiniana campeona de ajedrez en los Juegos Nacionales Evita

Isabel Tejeda, la sanmartiniana campeona de ajedrez en los Juegos Nacionales Evita

Tiene 63 años y se coronó en una disciplina donde de a poco las mujeres van ganando lugar. 

 

Para el mundo del ajedrez siempre hubo grandes referentes masculinos. Hace unos años atrás  la televisión, no tan espectacularizada, transmitía las largas y exasperantes partidas de ajedrez de los rusos Gary Kárpov  y Anatoly  Kaspárov. Piezas blancas, el rey, la dama, el caballo, las torres, el alfil y los peones, alineados para empezar la primera estratégica movida, aunque no por ello, la definitiva.  Todas las piezas dispuestas perfectamente en el tablero. El ajedrez podría considerarse un juego de azar. Aunque su táctica, su observación del rival es pura mente, pura estrategia y planificación. No hay causalidad sino visión. Algo así como anticiparse en cada paso para llegar al Jaque Mate.

 

Enfrente, asoman en el frente de juego las negras. ¿Cómo quedará la partida? no se sabe. Un mínimo error o duda, costará la partida. Cada segundo es tiempo ganado para pensar el siguiente movimiento. No hay tiempo que perder.  El tiempo es oro.

 

Aunque el ajedrez pretendió ser un juego de hombres, la historia logró revertirse a base de la persistencia y la lucha del género por participar más allá de lo instituido.  Así lo testimonio la sanmartiniana Isabel Tejeda, de 63 años, que cosechó la medalla de oro en la categoría adultos mayores, como ajedrecista, en los Juegos Nacionales Evita celebrados en San Juan.

 

La ajedrecista sanmartiniana cuenta  que en San Juan hubo 50 tableros con 100 jugadores de todo el país, jugando simultáneamente.  Para llegar a esta instancia nacional, en Mendoza, compitió a ocho partidas pero los juegos provinciales, sólo jugó con la mayoría de hombres y obtuvo también el primer puesto. A nivel nacional, en cambio, solo compitió con mujeres.

 

Explica que no es fácil el juego para los adultos mayores porque muchos superan los ochenta años y hay que estar en condiciones físicas para afrontar partidas que pueden ser más largas. En San Juan, aclara Isabel, las partidas eran a una hora finish por lo cual los competidores terminaban bastante exhaustos. “La edad influye”, afirma categórica la campeona porque entra a influir el cansancio sobre todo en un adulto mayor.

 

En los Juegos Evita no solo se realizan actividades deportivas, con representantes de diversas disciplinas de todo el país,  sino también culturales y capacitaciones.

 

“No me  gusta perder”, expresa Isabel con énfasis mientras exhibe las dos medallas que se trajo por haber participado en estos legendarios juegos Evita que, como su nombre indica,  nacieron de la mano de la ex primera dama.

 

Su pasión por el ajedrez nació de la mano de su hermano Eduardo Tejeda, cuenta con entusiasmo. En las noches se organizaban partidas de ajedrez en el hotel y si bien estaba un poco vedado el juego para las mujeres, Isabel empezó a mover las piezas  en el negocio del que es propietaria junto a su familia.

 

Además, asegura la campeona sanmartiniana, que para entrenarse lo hace en forma on line a través de una página llamada Cheese.com.  En esa página juega a 10 minutos cada partida. La ventaja de estos juegos a través de internet, explica Isabel, es que puede jugar con personas de diversas partes del mundo permitiéndole desafiarse permanentemente, que no es lo que le sucede cuando juega siempre con la misma persona.

 

“Sí, soy competitiva” asevera  la campeona “aunque no me preparo mucho.  Directamente voy a jugar”, remata la mujer de 63 años que rompió los esquemas machistas del juego y tomó la posta en el tablero para hacer jaque mate, ni más ni menos.

 

 

(Prensa San Martín)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *