Montemar 150×150

SÁBADO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y poco cambio de la temperatura, vientos moderados del noreste. Alerta por tormentas con granizo en el este y sur provincial. Máxima: 32ºC Mínima: 17ºC
DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

Juan Carlos Bruselario echa a andar sus poemas

Juan Carlos Bruselario echa a andar sus poemas

LIBERANDO SU PROPIA VOZ

La palabra fue creada para comunicarse. Sin ella serían los gestos o sonidos guturales los que tal vez nos ayuden a hacernos entender entre nosotros.

Y es en la primera la que además nos brinda dos alternativas: la escrita y la hablada.

La más usada obviamente es esta última y no requiere más que un oído receptor para ser entendida y puede estar enmarcada por ruidos externos. La escrita es la que nos lleva a utilizar otros sentidos, nos pide mayor concentración y, por qué no, un momento sólo para ella.

Los poetas, aquellos que toman la palabra como herramienta de comunicación, buscan en el lector al cómplice de su mensaje. Sin este el poeta no está completo.

Pero hay algunos que sólo escriben para sí. Los que no tienen más interés que una íntima relación con la tinta y el papel.

No tienen mayores intenciones, salvo que llegue el momento en que estas palabras comienzan a reclamarle libertad, aire, sonoridad, vuelo y vida a su autor. Lo que era solamente un momento de intimidad personal pasa a generar la necesidad de ser compartido.

Esto último le ha sucedido a Juan Carlos Bruselario. No pudo contener el dique y sus letras salieron a correr río abajo.

Los cómplices siempre aparecen para apuntalar y es así que con Miguel Siriani, José María Oviedo y Roberto Mercado dieron forma de espectáculo a lo tímidamente escrito por Juan Carlos.

“De Atahualpa Yupanqui a Armando Tejada Gómez pasando por Bruselario” fue el título o la excusa. Las bibliotecas de Rosario fueron el escenario propicio. La respuesta de la gente sorprendió al mismísimo autor.

Inmediatamente surgió la necesidad de una nueva puesta. A ella se sumó la extraordinaria voz de Ramón Aldo Maza para extraer otros sonidos a la obra.

Bruselario echó a andar sus poemas. Que el viento haga el resto.

 

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *