Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

«La calle San Isidro, un gigantesco escenario a cielo abierto» en el homenaje al creador de Raíces Huarpes

«La calle San Isidro, un gigantesco escenario a cielo abierto» en el homenaje al creador de Raíces Huarpes

El Gobierno de la Provincia, a través de la Secretaría de Cultura, reconoció al Profesor Ángel Giménez en su propia casa. La calle San Isidro se convirtió en un gigantesco escenario a cielo abierto

Suele ser común que los homenajes y reconocimientos lleguen tarde. Mendoza en general, y la Región Este en particular, es reácea a poner en verdadero valor a los hombres y mujeres que dejaron su huella en su paso por estas tierras.

También es bueno recordar que no es muy común que las gestiones culturales provinciales miren mucho para el interior de la provincia. Hubo excepciones, claro, pero poquitas.

Pues hoy sábado 30 de julio, en tiempos del bicentenario, se empezó a poner nombres y apellidos a los que serán parte de la historia de nuestras Patrias chicas. Por iniciativa de la Secretaría de Cultura de la Provincia, el Profesor Ángel Giménez tuvo su merecido homenaje en un acto donde se descubrió una baldosa con su nombre en el frente de su casa en Rivadavia.

Tan merecido como necesario.

Autoridades y gente de la cultura

Sin intentar escribir una crónica de lo ocurrido, tarea que quien esto firma no sabe hacer, algo contaremos de lo vivido en el mediodía rivadaviense.

Para dar entidad al acto estuvieron el Gobernador de la Provincia Alfredo Cornejo, los Intendentes Miguel Ronco de Rivadavia, Mario Abed de Junín y Jorge Jiménez de San Martín, el Secretario de Cultura de la provincia Diego Gareca y un gran número de artistas de todas las ramas del arte.

Existieron los discursos de rigor y no faltó la música ni la danza folklórica.

El querido Negro Ramón Contreras le cantó una zamba que le dedicara hace muchos años. El Víctor Hugo Cortéz dio la serenata cuyana correspondiente y la Stella Torino le puso su voz a las cuecas y gatos que hicieron de la calle San Isidro, un gigante escenario a cielo abierto lleno de bailarines de todas las edades.

Yo no hice mi trabajo para que me lo agradecieran

Y el Ángel también habló, aunque la emoción se empeñaba en interrumpirlo constantemente. De sus palabras quedaron flotando en el límpido aire sabatino dos frases. “Yo nunca hice las cosas para que me dieran las gracias…”, y “No creo merecer este homenaje….”.

Ángel GiménezPero es imposible no agradecer como pueblo una obra que con el tiempo adquirió una magnitud gigantesca. En la Zona Este se baila folklore gracias al trabajo que desarrolló durante toda su vida el Ángel Giménez. Es de buena entraña contradecirlo compadre!

Recuerdos

En el año 2010 iniciábamos una nota sobre el maestro, en ocasión de otro homenaje, diciendo: “Si tuviéramos que escribir alguna vez la historia del arte en nuestra región, seguramente instalaríamos a la música folklórica como una de las más desarrolladas o, al menos, de las más expresadas.

El canto, en especial, el propio del lugar, prevaleció sobre otras en materia de cantidad. Ahora, desde hace unas 3 décadas a la fecha, otra rama artística se le puso al lado, y no solo porque está íntimamente asociado al mismo, sino por la trascendencia que fue alcanzando con los años.

Nos referimos a las danzas folklóricas. El máximo responsable de esto es el profesor Ángel Giménez.

De su pasión y constante trabajo en la docencia de los bailes populares argentinos, fueron saliendo innumerables bailarines que luego siguieron ese camino de enseñar…”.

La vigencia de esas palabras resume el valor del homenaje tributado hoy.

SALUD Maestro! Usted ya es parte de nuestra historia.

 

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *