Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

La Inspección General de Seguridad sumarió a cuatro comisarios generales por distintas irregularidades

La Inspección General de Seguridad sumarió a cuatro comisarios generales por distintas irregularidades

Luego de una investigación iniciada en diciembre de 2015 por la Inspección General de Seguridad (IGS), descubrieron a cuatro comisarios generales involucrados en irregularidades en las fuerzas de seguridad de la provincia. Darío Orlando Irrutia, Gustavo Walter Garis Lo Duca, Víctor Daniel Loyola González y Edgardo Mestre Medina fueron sumariados y se solicitará su pase a pasiva, lo que significa que cobrarán la mitad del sueldo.

El director de Policía, Roberto Munives, y el director presidente de la IGS, Marcelo Puertas, afirmaron tener una importante «carga probatoria» contra estos comisarios. A Irrutia se le atribuye el haber certificado un título apócrifo de ingeniero en informática de Martín Meneo Díaz, un contratado como locación de servicios profesionales, y no haber verificado los trabajos realizados. A Garis lo compromete sobre todo el hecho de que se detectó su arma otorgada por licencia personal como policía en manos de malvivientes. Loyola y Mestre, por su parte, cometieron irregularidades en cuanto a los servicios extraordinarios que brindan las fuerzas de seguridad.
Los servicios extraordinarios son aquellos que se realizan por contrato privado, para ciertos eventos o locaciones, en horarios fuera de los de la jornada laboral. Se han cometido irregularidades en el sentido de que esos servicios se han hecho en horarios habituales de trabajo. Este hecho era autorizado por el comisario general. Los policías firmaban la planillas de asistencia en las comisarías para el servicio público, pero en realidad estaban prestando servicios extraordinarios que no eran asentados y su pago era cobrado por los jefes policiales.

El pase a pasiva implica reducir su salario a la mitad y separarlos del servicio que prestan. Puertas afirmó que desde la IGS se estima que aún hay varios casos similares que deben ser investigados y sancionados. Hace poco menos de un mes, Unidiversidad advertía sobre la difícil situación de la interna policial. En ese aspecto, se señaló que los altos jefes departamentales y distritales apuntan a la dupla directiva compuesta por Munives y el comisario Ricardo Tahán, quien está actualmente a cargo de la Policía Vial. Estos funcionarios tienen la intención de romper las vinculaciones corporativas que muchas veces desmovilizan a la tropa. El argumento de la «resistencia» es que no pueden realizar sus propias estrategias si no cuentan con su personal de confianza para ejecutar los trabajos.

Por lo tanto, resulta importante tener en cuenta que el anuncio que hoy hicieron Munives y Puertas no es un hecho aislado.

(Unidiversidad)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *