Montemar 150×150

MARTES: Nubosidad variable con descenso de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Tormentas aisladas durante la noche. Precipitaciones en cordillera. Ingreso de frente frío. Máxima: 25ºC Mínima: 12ºC
MIÉRCOLES: Nubosidad variable con descenso de la temperatura, vientos del sector sur rotando al noreste. Máxima: 21ºC Mínima: 10ºC
JUEVES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 23ºC Mínima: 9ºC

La mejor mentira…o las bolsitas de la iniquidad

La mejor mentira…o las bolsitas de la iniquidad

 Daniel Fermani*Por Daniel Fermani

 

La ecología es el estudio del equilibrio natural del planeta; en la práctica, el intento de salvar lo salvable de un organismo biológico atacado por los desmanes de la raza humana. Sin embargo, en este sistema político-económico capitalista y profundamente inhumano, donde la mentira es moneda corriente y la explotación se multiplica y se hace más sofisticada en todos los modos posibles, también la ecología, nacida de tan buenas intenciones, se ha convertido en un instrumento más de estafa por parte de los ricos, los poderosos, los gobernantes, en fin, la clase de personas que viven del trabajo de los demás a través del engaño y la explotación.

En estos días, en las más grandes cadenas de supermercados, ya no dan bolsitas de nylon para la mercadería, sino que quien las quiera las debe pagar. Esta medida tan humanitaria se debe a que de este modo las personas se van a acostumbrar a no usar bolsas de nylon, y llevarán al supermercado bolsas propias, que naturalmente les vende el mismo supermercado. Como si las personas comunes hubieran inventado el nylon, las bolsitas, y la contaminación que éstas producen.

Pareciera que con esta medida la ecología ha dado un paso hacia adelante, y lo que en cambio ha avanzado es la mentira, la humillación del pueblo y el enésimo engaño de los ricos para con la gente que trabaja.

La ecuación es muy sencilla: los supermercados ya no gastarán dinero en bolsitas de nylon, y en cambio ganarán muchísimo más dinero en bolsas “ecológicas” que las personas se verán obligadas a comprar, y sobre todo ganarán en bolsas para residuos, que ellos mismos venden, y que no son para nada ecológicas ni reciclables, ya que toda la gente utilizaba las bolsitas de los supermercados para la basura de la casa, en un acto de verdadero “ecologismo espontáneo”. Sin lugar a dudas muy pronto el precio de las bolsas para residuos subirá notablemente.

Ah, menos mal que los ricos piensan en la salud del planeta.

Sería hora de que estos señores dueños de supermercados, cadenas de televisión y radio, diarios, industrias, y otros tantos bienes terrenales,  se decidieran a decir la verdad de una vez por todas, y a dejar de engañar de un modo tan burdo y cruel.  Si uno interroga a un empleado de un supermercado cualquiera el por qué las bolsitas ahora deben ser pagadas,  responderá con el eslogan de la empresa y el discurso ecológico. Personalmente hice la prueba de preguntarle a un cajero, y después de escuchar esas razones y mirándolo a los ojos le pregunté: ¿usted realmente cree eso? La mirada de profundo agotamiento que me devolvió ese muchacho, que sin duda llevaba más horas de su vida tras esa caja registradora que las que la vida misma le otorgó para que fuera humano, no tiene palabras para ser descripta.  Se agolparon allí años de frustraciones e impotencia. Y pensé, qué fuerza tiene el pueblo, y cómo la desconoce.

Sin duda, sin duda, la mentira es la mejor verdad.

 

*El autor de la nota es Profesor y Licenciado en Letras, dramaturgo y novelista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *