Montemar 150×150

SÁBADO: Parcialmente nublado y ventoso con descenso de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Tormentas aisladas en la madrugada. Ingreso de sistema frontal. Máxima: 27ºC Mínima: 19ºC
DOMINGO: Tiempo bueno con ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 29ºC Mínima: 17ºC
LUNES: Caluroso con poca nubosidad y ascenso de la temperatura, vientos moderados del noreste. Máxima: 34ºC Mínima: 18ºC
MARTES: Caluroso y algo nublado, vientos moderados del noreste. Máxima: 35ºC Mínima: 20ºC

«La Zona Este, una bomba de tiempo»

«La Zona Este, una bomba de tiempo»

*Por Rubén Alejandro Vega Mairán

Qué lejos quedaron esas imágenes donde todo ocurría primero en China, seguido de Europa y Estados Unidos  y finalmente Brasil. Después de meses sin tener casos positivos de COVID – 19 en la Zona Este la racha se rompió aquel 13 de junio con el camionero oriundo de Maipú que dio positivo en un control en el departamento de San Martín. Desde la fecha y hasta entonces, se empezaron a registrar casos hasta que llegamos a la fatídica semana donde, en tan solo 7 días, se dio una ola de contagios con más de  52 casos positivos en el Centro de Internación Renacer, 9 casos más en Junín, 20 en Rivadavia y 4 en Santa Rosa. Para que tengamos una idea de la gravedad del asunto, hasta el día 3 de julio en toda Zona Este había apenas 10 casos confirmados, pero ese número ya quedo muy desactualizado y es muy probable que con el correr de los dias sigan apareciendo más casos positivos. Pero basta con dar una vuelta por el centro de cualquiera de esos departamento, caminar por cualquier barrio de la Zona Este para darse cuenta que la gran mayoría de la población NO ESTÁN RESPETANDO EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL y alguno/a me dirá «Uh Alejandro, sos un exagerado», pero por desgracia no es así.  Para ser más claro, la gente no está tomando las medidas necesarias y si seguimos así es cuestión de tiempo para que los casos se empiecen a multiplicar (aún más) y que esto se salga de control (aún más), ya no se trata de saber si ocurrirá o no, sino cuando.

Usted lector/a que este leyendo este artículo seguramente conozca a alguien cercano que se junta con amigos/as, festejan cumpleaños, hacen juntadas ilegales en casas y lo transmiten por Instagram, todo eso como si el virus no existiera. No pretendo empezar a nombrar uno por uno a quienes lo están haciendo, en todo caso es una tarea que le corresponde a la Policía de buscar y detener a quien estén incumpliendo las reglas y que un/a fiscal actué (como pasó en el caso de Rocío Valdivia), pero tenemos que terminar con esa “auto mentira” que nos decimos a nosotros/as mismos/as y que las autoridades de la Municipalidad dicen por todos los medios de comunicación de que acá: «La gente si respeta el distanciamiento social”, pero en el fondo sabemos que  ESTO ES FALSO.

Por citar una vivencia personal. Hace unas semanas, cuando aún estaba vigente poder ir a tomar algo, fui a un conocido bar del centro de San Martín con un amigo, desde que llegamos al local hasta que nos fuimos NUNCA nos pidieron los datos para tener un registro de que habíamos estado ese día a esa hora, en otra oportunidad tuve que ir a un Pago Fácil del centro y la cajera JAMÁS me pidió el DNI para saber si era o no mi día para ir y me paso lo mismo con un local de comida rápida donde entramos y salimos sin problema y nunca nos preguntaron ni el nombre. Me sorprende que reglas tan básicas, fundamentales y obvias del protocolo NO SE ESTÉN RESPETANDO, como ciudadano, como civil y como consumidor me siento protegido que me pidan el DNI al ingresar a un local, que nos exijan usar el barbijo en todo momento y mantener la distancia, no me enojaria si alguien me obliga a que cumpla con las reglas, pero tenemos que terminar con esa mentira que les escuchamos decir a los funcionarios, la gente no respeta el protocolo ni el distanciamiento, con publicar una frase bonita en las redes sociales de los funcionarios y una foto con buena calidad no estamos protegiendo a nadie, así las cosas no se hacen. Después de todo ¿Qué sentido tiene postear una foto desinfectando un barrio aleatorio de un departamento si a menos de un kilómetro tenes una casa donde se juntaron 20 personas a comer un asado? ¿De qué sirve pedir “responsabilidad” a la ciudadanía si vas a un banco cualquiera del centro y ves a toda la gente amontonada? Invisibilizar estos hechos nos pueden dar una imagen falsa de que acá todo está bien y que “no pasa nada”.

SI ME LO PREGUNTAS A MI, YO NO CONFÍO.

A diferencia del presidente Alberto Fernández y del gobernador de Mendoza Rodolfo Suárez, yo no confió en las masas en un momento tan delicado y crítico como este, obviamente, ellos jamás van a decir algo semejante frente a un micrófono, seguramente les lloverían las críticas y la oposición les saltaría a la yugular, pero estamos en un país donde los infectados van en aumento y están superando los 7.000 casos en 24 horas y en una provincia donde ya superamos los 3 dígitos de infectados en un día. Yo no hubiera puesto un voto de confianza en que la sociedad para que “actúe de manera responsable”. Pero ¿Por qué desconfío tanto? Lo hago porque me he cansado de ver gente violando la cuarentena y el distanciamiento, no hay rastros de que en mi departamento y en la provincia estemos haciendo las cosas con cuidado como para liberar aún más las actividades de ocio no esenciales, parece que nos hemos olvidado que el mismo virus que está circulando entre nosotros lleno las iglesias de Italia con cajones fúnebres, parece que con el tiempo nos hemos olvidado que en las calles de Ecuador se acumulan cadáveres con COVID – 19, parece que le hemos perdido el respeto al potencial peligro de salir cualquier día, juntarnos con amigos y festejar cumpleaños como en años anteriores. Siento que aun hay mucha gente que no ha entendido que el vivir encerrados y salir respetando a rajatabla las normas sanitarias es LA NUEVA NORMALIDAD. ¿Te acordas cuando el presidente y los/as epidemiólogos/as hablaban de la nueva normalidad? Bueno, hace rato que estamos en la nueva normalidad, no darse cuenta o por lo menos no ser consciente de ellos nos va a salir caro.

Con esto no estoy diciendo que debamos volver a la Fase 1 de la cuarentena estricta, sino que permitamos que los locales habrán, que la gente salga según su DNI y que tengamos una actividad económica, pero si esto no está acompañado de fuertes y duras sanciones económicas y una búsqueda activa de quienes no respetan el protocolo de nada sirve el esfuerzo hecho hasta ahora. ¿Es necesario tener que llegar al punto de ver morir a un familiar cercano por COVID – 19 para empezar a hacer las cosas bien?, ¿Tiene que pasar eso para que “ahora sí” seamos responsables? Yo creo que no, con ver noticias de Brasil me basta para salir lo menos posible y si salgo es respetando las reglas de la nueva normalidad. Pero como dije en un principio, temo que esto ya se esté saliendo de control, tan solo en el Hospital Perrupato de San Martín hay OCHO RESPIRADORES y DIEZ CAMAS DE CUIDADOS INTENSIVOS para poco más de 110.000 sanmartinianos/as (sin contar el resto de los departamentos). Con el correr de los meses aprendí a “tolerar” que la gente hiciera lo que quería porque el virus (en ese tiempo) se veía lejos, pero ahora que el coronavirus esta en San Martín, Junín, Rivadavia y Santa Rosa, es difícil no indignarse y no puedo no exigirle al Intendente de San Martín, Raúl Rufeil, que tome medidas duras, con “tirarle la oreja» a un bar que superó su capacidad de ocupación no hacemos nada, con decirle a la ciudadanía “sean responsables” NO ALCANZA, con decirles a los locales que respeten el protocolo NO ALCANZA. No se confundan, no digo que tenga que salir el ejército a las calles o que se decrete un Estado de Sitio, pero sí que dejen de hacer la vista gorda, que dejen de perdonar a los locales que no siguen el protocolo y dejar pasar todas las juntadas clandestinas, estoy segurisimo que los/as inspectores/as conocen que locales cumplen y cuáles no, no creo que se les pase algo tan grave, pero evidentemente hay algo que no está funcionando. Si por la concientización hecha por el Gobierno Nacional, provincial y municipal no alcanza para que seamos responsables, se debe recurrir a medidas más duras y con penas inflexibles.

Les voy a ser sincero, prefiero que me lluevan las puteada en los comentarios, quedar como un “ortiva”, “el malo” o el “exagerado” a publicar este mismo artículo cuando todo esté fuera de control y ver como los hospitales de la provincia no dan a basto por no tener lugar para todos/as. Es mucho más fácil hablar de la catástrofe cuando ya ocurrió que hacerlo antes que suceda. Podes juntarte con tu amigo/a y practicar algunos de los deportes individuales permitidos, podes salir con tu pareja a caminar, podes salir con una persona que estás conociendo a un restaurante, podes salir respetando la terminación del DNI, podes ir a ver a tu abuela/o el domingo, podes hacer un montón de cosas, siempre y cuando vayas a un lugar donde si se cumpla el protocolo y uses el barbijo como corresponde, pero aun con todas esas libertades, tenemos a cientos y cientos de inadaptados que se siguen juntando en casas pensando que todo volvio a la normalidad.

Nos guste o no, estemos de acuerdo o no, es la situación que estamos viviendo, a todos/as nos gustaria salir y tener una vida normal, pero eso ya no existe, entre mas gente se siga juntando de manera ilegal y más gente se contagie como consecuencia de eso, más restricciones tendrán que implementar el presidente y gobernador y cada vez saldremos menos.

EL MAL ALUMNO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA.

Ya lo mostró el mismo presidente, con la cuarentena estricta en Mendoza se pudieron controlar los casos, es más, hubo semanas donde NO SE REGISTRÓ CASOS POSITIVOS, pero desde que se empezó a flexibilizar, los números se dispararon ¿Por qué? Por la nula responsabilidad de la gran mayoría de los/as mendocinos/as, ni más ni menos.

Con los datos a disposición del Intendente de San Martín y del Gobernador de Mendoza, debería ser mas que necesario para dejar de «confiar» en que la sociedad por si misma se puede cuidar, evidentemente  no estamos preparados cultural ni moralmente para asumir esa gran carga de que solos/as nos podemos proteger. Es una lastima tener que llegar a esa conclusión, pero entre más pasan las semanas más afirmo mi postura que si Nación y Provincia dejan de estar presentes los casos seguirán en aumentos y los respiradores serán un bien valioso. En lo personal no le tengo miedo a contagiarme, pero si me preocupa mucho que la mayoría de personas de mi provincia y municipio  hacen literalmente lo que quieren, ni el intendente ni el gobernador  parecen ocuparse.

*El autor de la nota es estudiante de la Licenciatura de Ciencia Política y Administración Pública en la Universidad Nacional de Cuyo.

Twitter: @Alejandromairan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *