Montemar 150×150

JUEVES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 25ºC Mínima: 13ºC
VIERNES: Cálido e inestable, tormentas aisladas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 32ºC Mínima: 14ºC
SÁBADO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y leve descenso de la temperatura. Máxima: 29ºC Mínima: 17ºC

Lázaro Báez relajado en la cárcel: toma mate y mira televisión

Lázaro Báez relajado en la cárcel: toma mate y mira televisión

La jornada de Báez y el resto de sus compañeros de módulo comienza a las 8 de la mañana, cuando se abren las rejas de las 15 celdas de ese módulo, y los presos pueden desplazarse por los espacios comunes y compartir actividades, y concluye a las 20, cuando cada uno se retira para el descanso.

Según indicaron las fuentes, durante la tarde, los detenidos de ese módulo, todos de muy baja conflictividad, se relajan mirando viejas series como «El Zorro» en una televisión de pantalla plana que apoya en lo alto de una heladera, de frente a una larga mesa donde cada uno tiene su lugar.

Mientras se distrae con las andanzas de Diego de la Vega en la antigua California que muestra la pantalla, Báez lee la causa y comparte mates con el resto de la población de ese módulo en el Salón de Usos Múltiples (SUM).

Otras veces, el empresario vinculado al kirchnerismo, que está detenido por supuesto enriquecimiento ilícito, se dedica a leer libros que le acercan, pero nunca se saltea la siesta en su celda.

«Se lo ve totalmente concentrado estudiando la causa» por la que se lo acusa de presunto enriquecimiento ilícito, dicen las fuentes.

La celda de Báez no es muy distinta a la del resto de los detenidos, con una cama de una plaza ubicada sobre una pared, una silla donde apoya su ropa -apenas joggings, remeras y buzos-, un hornito eléctrico, algunos libros, y objetos que le dan a los 7 metros cuadrados la apariencia de un lugar lleno de cosas.

Siempre que puede, Báez mira noticieros, algo que en los primeros días en Ezeiza evitaba, y elige TN y Telenoche para informarse, según se precisó.

Según las fuentes, Báez no juega al fútbol, pero no lo hace porque no quiere sino porque «así se lo indicaron los médicos» del Hospital Penitenciario Central (HPC).

Según contaron las fuentes consultadas de la investigación, un día el empresario se decidió a jugar al fútbol con sus compañeros, todos ellos mayores de 50 años, pero se agitó mucho y los médicos le recomendaron que no juegue más, así que ahora es un espectador y acompaña al equipo en el patio al aire libre con el que cuenta el módulo.

Otros detenidos por causas vinculadas a supuestos actos de corrupción también pasan sus días Ezeiza, en diferentes lugares y situaciones.

El financista Daniel Pérez Gadín, vinculado al empresario kirchnerista, está en el mismo módulo que Báez; el ex funcionario José López y el abogado Jorge Chueco, están por ahora en el PRISMA, que es el área dedicada a los detenidos por problemas psiquiátricos y de adicciones, mientras que Ricardo Jaime también está allí, en otro módulo de baja conflictividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *