Montemar 150×150

MARTES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 25ºC Mínima: 11ºC
MIÉRCOLES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos leves del sudeste. Máxima: 27ºC Mínima: 8ºC
JUEVES: Parcialmente nublado con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 28ºC Mínima: 11ºC

Leopoldo Brozovix: ¡Qué jugador! ¡Qué maestro!

Leopoldo Brozovix: ¡Qué jugador! ¡Qué maestro!

 

 

En oportunidad del merecido reconocimiento que, por iniciativa del diputado Diego Guzmán, realizase la Honorable Cámara de Diputados de Mendoza el 8 de octubre de 2015 al profesor Leopoldo Brozovix, Gustavo Capone, reconocido historiador y vecino de Rivadavia, nos acerca un homenaje que le tributó en aquel día:
Siempre al trotecito. Picando bajo, mirada arriba. Andar cansino. Cerebral. Como quien lee en el asiento de un colectivo, pero no descuida nada de lo que pasa a su alrededor.
Perspicaz. “Bicho”, hasta cuando protesta; risita burlona. Y con las palmas arriba como reclamando la devolución del pan que fuera sustraído al niño por esa “manga de cirujas”. Un artista. EL 10.

Y sí. “Don Brozo”. “El Leopoldo”. “El Nene”. “El Zorro”. Fanático. El que diseña las jugadas en cualquier mesa de café, simulando con un pocillo aquel “pivot” frente a un tablero hecho de vaso, esperando “la cortina” de la cucharita antes de recibir el pase de ese bollito de papel de azúcar que debería hacer las veces del “base” de su equipo. ….Y claro, tanto el pocillo, como la cuchara y el redondito saquito de azúcar tienen nombre, apellido y apelativo. Pero, además, esos jugadores son descriptos puntal y minuciosamente desde sus tiempos de inferiores. Es ahí donde aparece la magia. La transformación. La lectura del juego es tan real que, ese pocillo, parece de 2 metros e imagina ver a ese saquito de azúcar levantar la mano marcando la jugada. Y la cosa sigue….. El monólogo se hace interesante, ameno, vivo, cuando por esas contingencias de la memoria una anécdota personal invade la charla técnica, matizando el desarrollo de la estrategia con una oportuna y sutil estocada de ese humor, tan propio, de los intuitivos maestros de la educación física.

Podría hablar de varios Leopoldo. Todos plagados de mucho camarín. De mucha calle. Pero también de mucho estudio. Podría hablar de varios Leopoldo. De los que viví y de los que me contaron. ….. Del jugador de fútbol destacado; el showman en los campamentos del Instituto de Educación; el campeón de 1.500 metros; del profe que fue mi entrenador de inferiores; de San Martín y Paso Los Andes. De sus tiempos de jugador seleccionado; de cuando entrenaba aquel mini – basquetbol campeón donde jugaba mi hermano Octavio; del hincha de Rácing; del buen estudiante de la Escuela Normal; de la tarjeta roja que rompió; de aquel del Atlético Rivadavia y su cábala de la Coca Cola con el Gringo Centorbi, que siempre me mandaban comprar ante cada partido en la Primera B; del entrenador de ese gran equipo de básquet de Rivadavia donde jugaban mis amigos; de sus lesiones, operaciones, convalescencias; de sus charlas en el micro de Don Speciale; de aquel profesor de la Ricardo Day o Las Catitas; de gestor de la nueva etapa del básquetbol femenino y sus campeonatos con Estudiantes de Rivadavia; del entrenador exitoso del naranja Centro Deportivo; del seleccionador de la Liga Rivadaviense; de lo que uno sentía cuando lo veía junto a Páez y Tondini. Podría hablar de ese historiador y su gigante archivo de recortes; del dueño de ese Dodge 1.500 cargado hasta el techo de jóvenes jugadores; del padre orgullos de sus hijos. Del que habla, fanáticamente, del preponderante rol de la Educación Física en nuestra sociedad. Del que respira nostalgia cuando recuerda a los de la promoción 63 del Instituto. Del que llora cuando nombra a Alicia….
Siempre al trotecito. Picando bajo, mirada arriba. Andar cansino. Cerebral. Freno. Pelota en las dos manos, la levanta. Bien arriba de la cabeza; una rápida extensión….tiro. Y doble. La pucha….si lo estoy viendo. Felicitaciones profe. Un abrazo (gracias Diego Guzmán; fue justicia. Y sobre todo el día del profe de Educación Física. Un 8 de octubre).
Gracias profe por recordarnos aquel pibe del potrero que volvió a gambetear al destino.

Leo
Foto con glorias del básquetbol: Luis Arméndariz y Pipío Pedemonte. Además, Pirincho Tondini, Ricardo Mansur, una compañera de promoción 1967 de INEF (en silla) y Gustavo Capone. Foto del 8 de octubre de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *