Montemar 150×150

SÁBADO: Caluroso y algo nublado, vientos leves del noreste. Máxima: 33ºC Mínima: 20ºC
DOMINGO: Algo nublado con descenso de la temperatura, vientos moderados del sector sur. Inestable en la madrugada con tormentas en los tres oasis productivos. Ingreso de frente sistema frontal. Máxima: 29ºC Mínima: 18ºC
LUNES:Nubosidad variable con ascenso de la temperatura y vientos moderados del noreste. Tormentas aisladas hacia la noche. Máxima: 31ºC Mínima: 20ºC
MARTES: Caluroso con nubosidad variable y ascenso de la temperatura, vientos moderados del noreste. Tormentas aisladas hacia la noche. Máxima: 34ºC Mínima: 19ºC

«Se comieron un garrón», dicen los familiares de los dos imputados por el presunto secuestro de una nena, en Rivadavia, tras su liberación

«Se comieron un garrón», dicen los familiares de los dos imputados por el presunto secuestro de una nena, en Rivadavia, tras su liberación

Luego de permanecer más de 30 horas detenidos, por decisión judicial, anoche quedaron  libres los dos hombres sospechados de intentar secuestrar a una alumna de Rivadavia que salía de la escuela 1-483 Amadeo Jacques, de Los Campamentos, el pasado lunes.  Familiares dicen que los dos acusados se comieron “un garrón”.

Fue un día intenso para ellos: fueron trasladados a la ciudad de Mendoza, con fuerte custodia policial, para realizarse los estudios de ADN, que indica la nueva legislación para este tipo de casos, y cuyas muestras pasarán a engrosar una base de datos.

Hacia la tarde del lunes, ya en Rivadavia, fueron informados que serían liberados, previa imputación, pero la orden recién se cumplió en la noche. En las puertas de la Fiscalía, se vivieron momentos de emoción, ya que los aguardaban familiares, amigos y compañeros de trabajo, que creen con firmeza en la inocencia de ambos.

Ahora, mientras la Fiscalía no los considera un peligro para entorpecer la investigación ni que haya peligro de fuga, los funcionarios judiciales con el auxilio policial, seguirán el proceso investigativo que eche un poco de luz al extraño caso. Pero el caso, se encuentra caratulado como privación ilegítima de la libertad en grado de tentativa.

 

La nena se bajó del micro –como todos los días-  y el episodio de su presunto secuestro, habría ocurrido en Los Guindos y Carril Florida, cuando caminaba con destino a su domicilio, ubicado en las cercanías.

En ese lugar, luego de frustrar el presunto secuestro, testigos habrían reconocido a por lo menos a uno de los dos acusados, aunque otras versiones indican que en el intento participaron cuatro hombres: al momento de la detención, en el vehículo en el que se desplazaban, solo viajaban los nombrados.

Osvaldo Lauro (enólogo) y Lepoldo Kuschnaroff (ingeniero agrónomo) trabajan en la bodega Catena, en Rivadavia, y se dirigían en la tarde de ese lunes según dijeron desde su entorno, hacia otro establecimiento vitivinícola de la firma Catena, ubicado en la zona de El Mirador. En ese trayecto fueron detenidos por la policía.

Trasladados a la Subcomisaría de Los Campamentos, decenas de enfurecidos vecinos intentaron hacer justicia por sus propios medios, por lo que al ver peligrar la integridad física de los dos detenidos, las autoridades decidieron trasladarlos a los calabozos de la Comisaría 13, en Rivadavia. En ese lugar,  consideraban que podían estar a salvo de la ira vecinal. Pero la camioneta en la que se desplazaban no quedó indemne y sufrió algunos daños, fruto de algún piedrazo o patada.

 

En tanto, se supo que Rafael Herrero, es el abogado patrocinante de los imputados, y por estas horas define la estrategia de lo que será su defensa. Y ante Mdz Radio, afirmó: «Son dos personas que no tuvieron nada que ver, que venían de trabajar en una bodega de la zona. Son profesionales y conocidos en el departamento; jamás han cometido un delito. Creemos que la niña se equivocó de personas, se confundió con las circunstancias de lo ocurrido o se equivocó de vehículo».

En el entorno de los acusados, se desprende una mezcla de bronca e indignación. Se han puesto a disposición de la justicia y juran a quienes quieran escucharlos que son “inocentes”.

Algunos familiares de ellos, que por el momento no desean ser mencionados, aseguran que “los muchachos se han comido un garrón”. Y dicen que se trata de un equívoco policial, y que ahora –con la efervescencia de la situación- no pueden volver sobre sus pasos.

Garrón se considera en la jerga policial o tribunalicia, a la acusación o culpa que debe pagar una persona que es inocente: y para los familiares de los imputados, eso es lo que ha sucedido.

Y además, prometen que una vez superada esta situación y cuando se pruebe su inocencia, irán en busca de un juicio al estado, que les permita reivindicar el “buen nombre y honor” de los dos acusados.

Alumna contenida

Mientras, la pequeña que denunció el intento de secuestro, está contenida por el gabinete psicopedagógico de la DGE y de la escuela Amadeo Jacques; la Fiscalía, ha ordenado pericias para la alumna, que se realizarán cuando esté en condiciones físicas y mentales de realizarlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *