Montemar 150×150

MIÉRCOLES: Nublado, frío y ventoso con lluvias y lloviznas, vientos moderados del sector sur. Nevadas en cordillera y en sectores del llano cercanos a la precordillera. Ingreso de frente frío polar. Alta probabilidad de precipitaciones en los tres oasis cultivados Máxima: 8ºC Mínima: 4ºC
JUEVES: Parcialmente nublado y frío, ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 11ºC Mínima: 2ºC
VIERNES: Poca nubosidad con heladas y ascenso de la temperatura, vientos leves del sector norte. Máxima: 16ºC Mínima: 1ºC

Los trabajadores de la música en tiempo de confinamiento

Los trabajadores de la música en tiempo de confinamiento

Cómo es la situación particular de aquellos en que “la diaria” es subirse a un escenario

Desde que la pandemia del Covid – 19 se instaló en nuestras vidas, las distintas situaciones particulares de los quehaceres mundanos empezaron a aflorar, tal vez, con la misma intensidad del virus, para que cada uno hiciese conocer los problemas que ello le acarrea.

Los más complicados son aquellos trabajares considerados informales, precarizados o que dependen de “la diaria” para poder subsistir. Las especialidades laborales así consideradas son muchas.

Entre ellas, los trabajadores de la música son, también, uno de los más desprotegidos. Con un agravante, aquí el cierre de posibilidades de trabajo es total. El hecho de “quedarse en casa” obligatoriamente eliminó el público. No hay gente. No hay canción.

Preocupados por saber cómo intentan sobrevivir a la situación, recabamos estos testimonios con referentes de la provincia y el país que trabajan aquí y en el exterior.

Una mirada al sur

En cantautor santacruceño Eduardo Guajardo (foto de portada) toma la palabra y dice:

Soy un artista, y lo digo en pleno ejercicio de la palabra. Soy un trabajador del arte. Un productor de bienes culturales, que habita en la poesía, la música, la palabra y el canto.

Hace ya 40 años que camino por el trillo de la canción. Tengo como único ingreso mi oficio, mi arte, con el cual genero los recursos para vivir dignamente.

Y en esta etapa especial que nos toca a todos, hay sectores (entre los que incluyo a los artistas independientes), que ven resentida esa posibilidad de ganarse el sustento con su trabajo. Somos aquellos que necesitamos del contacto diario o periódico, con las personas de carne y hueso, para proponer y ofrecer nuestra fuerza de trabajo.

Por ello siento que es momento de que el Estado recupere su rol de Estado Promotor y abandone la idea de Estado Productor Artístico. Y que además, todas las organizaciones, que tienen gravitación alrededor del trabajo de los artistas, estén en permanente movimiento, articulando políticas que colaboren con el sector.

Si algo aprenderemos de todo esto, es que todos importamos, que todos somos necesarios, pero que lo único que nos salva en la soledad es El Arte. Arte y Solidaridad, que si se me permite, es un valor, que no tiene precio. Como la vida”.

Animoso en su acordeón

El acordeonista entrerriano Gabriel Chochi Duré, desde España, uno de los países más complicados con la pandemia, nos cuenta su situación personal:

Sinceramente es un tema muy serio, un momento muy complicado para la gente que vive del escenario como muchos de nosotros. Sumado a ello, los que tuvimos que buscar espacios en otros países como yo, no tenemos la alternativa de la familia cerca para pedir ayuda.

Y la verdad, es que no encuentro, a primera mano, medidas que puedan llegar a palear la situación. Mi agenda de conciertos era muy buena y todas se cancelaron. A esto hay que agregar que todas las medidas de los gobiernos está centrado en “cosas más importantes”, sacando de ellas a los trabajadores de la música.

Solo nos queda esperar que esto pase pronto y que el Estado también atienda a esta terrible situación en que se encuentran los artistas independientes”.

La Guarida cantora

El cantor mendocino y generador del espacio La Guarida del Celebrante, Rubén Giménez, sostiene:

La primera pregunta que se me ocurre hacerme ante esta situación, es la vieja frase de Charly García: ¿Para quién canto yo entonces?.

Es decir, ¿es necesario mi canto?. Supongamos que la respuesta fuera afirmativa. Ésta nos lleva a la segunda reflexión: ese canto, me tiene que dar de comer. Mi opinión es que no siempre puede ser así y, en algunos casos, no tiene que ser así.

En mi caso particular, me pasé la mitad de mi vida tratando de vivir del canto, y la otra mitad he sobrevivido con trabajos “ganapán”, pero sin echarle la culpa a nadie.

No tengo ideas respecto de qué se puede hacer para que los artistas puedan superar este tiempo aciago viviendo de su arte. Se me ocurre lo de la difusión en los medios, en las redes, en las plataformas digitales

Yo soy un cantor de trinchera, ahí pongo mi energía y mis ideas. El problema es que esta pandemia nos ha desalojado la trinchera y el campo de combate. Nos hemos quedado sin el que oye, el que para la oreja. Por eso, y una vez más: ¿para quién canto yo entonces?”.

Quedan los artistas

El coronavirus también plantea un “escenario muy preocupante” para los artistas, distinto de ese hábitat natural en que desarrollan su vida. Tengamos consideración con ellos. Escuchémoslos en cualquier formato que la actualidad nos ofrece. Compremos sus discos para ayudar y, fundamentalmente, no los olvidemos, porque, como dijo Enrique Pinti:

Pasa la belleza, y la juventud.,. Los optimistas y los pesimistas,.. Pasan las pestes, pasa la salud. Quedan los artistas …”.

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

(1) Comentario

  1. Pingback: Las cantoras en tiempos de confinamiento. Parte 1: Marisa Cortés | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *