Montemar 150×150

VIERNES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 33ºC Mínima: 19ºC
SÁBADO: Caluroso e inestable con nubosidad variable, poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Tormentas aisladas hacia la noche. Máxima: 33ºC Mínima: 19ºC
DOMINGO: Caluroso e inestable con nubosidad variable, vientos moderados del noreste. Máxima: 34ºC Mínima: 20ºC

Medrano en la sangre de Ricardo Sisti

Medrano en la sangre de Ricardo Sisti

El docente, actor, poeta y hombre de radio visitó la escuela Mario Anselmo Sánchez para dejarles sus recuerdos del pueblo a los alumnos

Hay algo que tiene Medrano y no sé lo que será, que hace que siempre regrese aquel que un día se va.”, canta una copla del hombre en cuestión, como resumiendo su eterno amor por el pueblo que lo vio nacer y a donde regresa cada que vez que la nostalgia lo invade.

Francisco Ricardo Sisti, de él hablamos, formó parte de una serie de charlas que distintos referentes medraninos brindaron en la Escuela Mario Anselmo Sánchez, dentro del proyecto: Medrano, su historia y su cultura, y dejó una innumerable cantidad de anécdotas, recuerdos y su mirada poética sobre el distrito que comparten Junín y Rivadavia.

Después de saludar y presentarse como un hijo de italianos comenzó su recorrido ante la atenta y asombrada mirada de los alumnos.

Los recuerdos no tardaron en llegar. Su infancia feliz, aunque con las carencias propias de los pueblos. Su inmediato deseo de ser artista. El fútbol con los amigos en “la canchita de los pobres”. Las largas charlas con los amigos “bajo el foco”. Sus primeros pasos como actor en la Compañía de Teatro que formaron en la Escuela de El Martillo. Sus primeros garabatos buscando la poesía y el tener que emigrar por cuestiones de desarrollo personal, entre tantos otros.

También resumió su vida laboral. Fue profesor durante 37 años en la misma escuela Sánchez, empleado bancario y periodista.

Una luna diferente

Pronto la poesía le sirve de excusa para eternizar su mirada sobre el lugar dedicándole coplas, poemas y cuentos. En una de esas obras describe con particular sensibilidad a la luna que veía nacer desde la puerta de su casa.

LUNA DE MEDRANO

Poema de Francisco Ricardo Sisti

Viene asomando la luna

Su redondez amarilla,

Por encima de los sauces

Que están detrás de las vías.

Gana altura lentamente

Y baña, con luz de plata,

Todo un pueblo adormecido

Que se ha asomado a mirarla.

Las calles parecen ríos,

Y el río serpiente blanca.

Los árboles alzan sus ramas

Como señal de alabanza.

Encanto de luna llena,

Fuerza que enciende esperanzas,

Pareja de enamorados

Se besan bajo su magia.

Qué omnipotente mano,

Con magistral pincelada,

Ha puesto luz a la noche

De las almas desveladas!

Al contemplarla, extasiado,

Entre mis cosas pensaba:

Es la luna de Medrano

Derramando luz y calma.

El desarraigo

Un particular momento se vivió cuando rememoró los motivos de su partida de Medrano. La emoción lo invadió cuando reconoció que el hecho de tener que viajar todos los días a trabajar a San Martín, le hizo tomar la decisión y se fue a vivir a esa ciudad.

Pero eso no logró que olvidara su origen. Volvía a votar a la escuela de siempre cada vez que había elecciones, hasta que tuvo que cambiar el domicilio, algo a lo que pudo resistir por décadas. Vuelve para ver a su familia y a los amigos. Vuelve por el sólo hecho de mirar el otoño tan particular que le regala el ingreso al pueblo. Vuelve, por el simple motivo de respirar el aire del lugar.

Su otra pasión, el periodismo

Después se inclinó por el periodismo y la locución. En el año 1972 hizo un programa que se llamó Esto es deportes en el Este, con Castro Díaz y el Camote Simón, recorriendo las canchas de la Liga Rivadaviense de Fútbol para Radio Nihuil. Después vino el programa Compartiendo, junto al otro medranino Oscar Mila, durante 17 años, para Radio Libertador, al que calificó de “programa callejero” porque recorrieron todo el Este transmitiendo desde distintos lugares. También escribió para un semanario llamado Noticias, con Eduardo Gregorio, con crónicas de aquella época; para la revista Nuestra Gente y para el diario Mendoza. Después, en Aconcagua Televisión, hizo con Eduardo Gregorio, San Martín al día, entre otros.

Y Medrano siempre presente. En cada charla o lugar donde tiene que decir de dónde es. En los amigos que empiezan a partir. En cada regreso, en cada verso o en cada mirada al paisaje del lugar.

Todo ese amor medranino lo resume en esta copla:

“Ya jarandina”, dicen los turcos, “porca miseria”, los italianos, “vaya pues hombre”, los españoles y todos juntos: Viva Medrano!!!

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *