Montemar 150×150

MARTES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 24ºC Mínima: 9ºC
MIÉRCOLES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos leves del sudeste. Máxima: 27ºC Mínima: 8ºC
JUEVES: Parcialmente nublado con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 28ºC Mínima: 11ºC

Otra etapa

Arranca para el país otra etapa. Concluye una que ha durado 12 años, en la que han habido claros y oscuros. El final se produce luego de que el oficialismo en el gobierno –Daniel Scioli- perdiese el ballotage, a manos del candidato de un novel partido –Mauricio Macri- que fue aliado al partido político más antiguo de la Argentina.
Hay fuertes expectativas en la acción del nuevo mandatario. Y las mismas están relacionadas con una mayor transparencia institucional, un nivel de seguridad más alto, una inflación que sea de porcentajes creíbles y manejables, que no erosione la moneda ni el poder adquisitivo de los habitantes.
El hartazgo social que se percibió en los últimos meses, por acciones u omisiones de las figuras del gobierno nacional, la decreciente actividad económica, el aumento en los niveles de pobreza y la prepotencia de sus dirigentes, han llevado al justicialismo otra vez al llano.
La presidente Cristina Fernández, ha sembrado sus huellas en una impronta donde la confrontación, fue la moneda corriente a lo largo de estos años. Si la mirada es crítica, cuesta encontrar un tópico donde se observe que las cosas están bien. Pero es rescatable y hasta meritoria, la repatriación de científicos argentinos que trabajan para el país en distintos programas. Los derechos a las mujeres y la vocación de encontrar culpables, cuando los mismos no egresan de su staff.
Concluye un ciclo con un festival de nombramientos en los planteles del Estado de un número indeterminado de personas, cuyos antecedentes y mecanismos para su ingreso, se desconocen por completo, a excepción de la ciega obediencia al modelo “nacional y popular”.
Es un ejemplo de un estado prebendario, un botín de guerra para esa concepción, con la que ciertos funcionarios se arrogan, discrecionalmente, el hacer y proceder de acuerdo a la conveniencia de personas que, circunstancialmente, son un tránsito apenas en la vida de una nación.
Con una economía colapsada por la emisión desenfrenada, los estériles enfrentamientos signados por una incomprensible prepotencia, y los tironeos finales de una lamentable concepción de poder, el traspaso del mando abre créditos y expectativas para lo que se avecina.
Esa es la radiografía de la Argentina de hoy.
Hoy Argentina pone fin a un ciclo de gobierno. Y da comienzo a algo nuevo.
Comienza otra etapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *