LUNES: Caluroso con poca nubosidad, inestable hacia la noche, vientos del noreste. Máxima: 35ºC Mínima: 21ºC
MARTES: Caluroso con nubosidad variable, lluvias y tormentas, vientos rotando al sector sur. Máxima: 36ºC Mínima: 22ºC
MIÉRCOLES: Nubosidad variable con descenso de la temperatura y vientos leves del este. Máxima: 33ºC Mínima: 19ºC

Por un nuevo año de paz, trabajo, amor y reencuentros… ¡Feliz 2017!

Por un nuevo año de paz, trabajo, amor y reencuentros… ¡Feliz 2017!

Argentina y Mendoza terminan un año 2016 duro, de cambios y esfuerzos para adaptarse a las nuevas medidas y formas que han implementado los gobiernos.

Queda como saldo positivo, lo previsible del futuro, contra la incertidumbre que hace un año atrás se vivía en materia de falta de pagos en término de los salarios.

En esa época, reciente y recordada, Mendoza atrasó o difirió sus pagos de sueldos y se fue endeudando con los proveedores, lo que dio la sensación de un agotamiento de las políticas de los que en ese tiempo gobernaban.

El nuevo gobierno, atacó con dureza la situación, hecho que no estuvo exento de críticas por sectores radicalizados bajo el paraguas del pseudo progresismo.

Pero la sociedad acompañó a la nueva gestión, ilusionada una vez más, con un futuro que prometía más que ese presente descripto. Ojalá esta vez, no sufra la desilusión crónica que en esos planos suele entregar la política.

Con las tradicionales felicitaciones de esta medianoche, dejaremos atrás un año en el que para muchos habrá sido una parte importante de su vida y, para otros, simplemente un año al que quiere dejar que pase.

La grieta entre los argentinos, a no dudarlo que disminuyó, toda vez que no se utilizaron mecanismos oficiales de persecución, como la Afip o los propios servicios de inteligencia, para amedrentar a argentinos que pensasen distintos. Tampoco se saturó a la sociedad con las espasmódicas cadenas oficiales a las que nos habíamos mal acostumbrados.

Por lo general, este fin de año suele ser habitual la realización de los balances. Porque siempre es tiempo de balances. Ojalá que cada uno que lo realice,  el saldo positivo supere al negativo.

Seguramente los mendocinos, que saben del esfuerzo y sacrificio para cambiar la realidad, nunca dejen de creer en el futuro; de eso se trata en parte la vida, porque hay expectativas individuales y colectivas de superación y prosperidad, que merecen ser concretadas.

Un 2017 de amor, paz y prosperidad, pero fundamentalmente de reencuentros y cobijados por el pabellón celeste y blanco, es el deseo de Tiempo del Este para con sus lectores.

 

¡Feliz Año Nuevo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *