Montemar 150×150

DOMINGO: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura. precipitaciones aisladas en la mañana, mejorando por la tarde, vientos moderados del sector sur rotando al noreste. Ingreso de frente frío. Máxima: 22ºC Mínima: 15ºC

El intendente Salgado volvió a tildar a los concejales de “resentidos sociales”.

“Resentidos sociales”

Tras la Sesión Especial en la que se salvó de ser suspendido, Salgado atendió a algunos medios en su despacho. Volvió a repetir su frase favorita y la que más duele a los concejales: “Son resentidos sociales que me odian” y que “no se puede gobernar con este Concejo”.

Le pidió a los legisladores, a la Corte Suprema de Justicia, al gobernador Francisco Pérez y al electo Alfredo Cornejo “que intervengan el Concejo, porque allí hay gente que no me deja trabajar. Añadió que a partir de ahora se manejará sin el Concejo porque para él “dejo de tener aplicación municipal”.

Aseguró también que “no he cometido malversación de fondos, porque no puedo malversar algo que no he recibido” y que fue electo 3 veces y que “tan mal no debo estar haciendo las cosas”, cerró.

 

Para salvarse de la suspensión, Salgado debió rezar hasta último momento,  y así  sostener su continuidad en el cargo, luego de que en la Sesión Especial desarrollada  en el Concejo Deliberante,  la moción propuesta por los 6 concejales opositores de suspenderlo en el cargo por   “desorden de conducta, abuso en el manejo de los fondos municipales, transgresiones u omisiones en el desempeño del cargo y desacato contra el cuerpo deliberante o actos de indignidad”, no alcanzase los 2/3 de los votos.

Sergio Salgado, en vano, intentó hacer uso de la palabra para replicar los graves cargos de lo que lo acusaban y que debió escuchar.

Por la negativa a la suspensión de 2 semanas, votaron Celso Reta, Jorge Salomón, Mónica Astorga. Y por hacer efectiva la medida, votaron Debora Quiroga, Antonio Ponce, Norma Trigo, José Becerra, Susana Zanotti y Roberto Gómez. En tanto que el voto de Mari Maravilla, fue abstención.

 

En el recinto, se produjeron enérgicas  intervenciones de los concejales al fundamentar su voto, siendo una de las más vehementes la del demócrata Antonio Ponce, quien enumeró los motivos de la crisis financiera y estimó la deuda municipal “en 110 millones de pesos”. Acusó al intendente de haber convertido el municipio “en una bicicleta financiera”, mientras al momento de hacer uso de la palabra era abucheado por algunos allegados a Salgado, y mientras Ponce buscó responderles, el presidente del Cuerpo Celso Reta, le llamó la atención pidiéndole “que se dirija a la presidencia”, tal cual indica el reglamento.

En tanto, se volvió a confirmar que el municipio adeuda 3 meses de sueldos  a los 400 contratados que decidió despedir en los últimos días, aún no concluye el pago de septiembre en algunas categorías, y aún debe pagar el mes de octubre a la totalidad de los empleados.

En el recinto, nadie desmintió los dichos que vertieron los concejales opositores acerca de la fuerte deuda que  el municipio mantiene con los proveedores e inclusive una deuda millonaria en cheques sin fondo que ha emitido el municipio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *