Montemar 150×150

    JUEVES: Caluroso y algo nublado, vientos moderados del noreste. Máxima: 35ºC Mínima: 17ºC
    VIERNES: Caluroso con nubosidad variable y tormentas aisladas, vientos moderados del noreste. Máxima: 36ºC Mínima: 19ºC
    SÁBADO: Caluroso con nubosidad variable y tormentas aisladas, vientos moderados del noreste. Máxima: 33ºC Mínima: 21ºC

    Primer condenado por romper el aislamiento: deberá cumplir 200 horas de trabajo comunitario en el Hospital Notti

    Primer condenado por romper el aislamiento: deberá cumplir 200 horas de trabajo comunitario en el Hospital Notti

    El mendocino incumplió el aislamiento obligatorio en tres ocasiones. Además, la pena incluye un año de prisión en suspenso.

    La jueza del Juzgado Penal Colegiado, Cristina Pietrasanta, condenó este miércoles a Edgardo Riby a la pena un año de prisión en suspenso y 200 horas de trabajo comunitario en el Hospital Notti, luego de un juicio abreviado acordado entre el fiscal Fernando Giunta y el defensor del imputado, y se convirtió en la primera persona condenada por violar la cuarentena en Mendoza. Riby violó tres veces el aislamiento obligatorio los días 2, 10 y 15 de abril, y terminó detenido en la Penitenciaría Provincial.

    El imputado admitió su responsabilidad sobre las tres veces que violó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y manifestó estar de acuerdo con la pena. Ahora, Riby recuperará su libertad y quedará a disposición de las autoridades del Notti para que le ordenen las tareas a cumplir. «Lo importante es que vea la realidad que se está viviendo debido a la pandemia del coronavirus en ese lugar«, comentó una fuente ligada al caso.

    Finalmente, desde la Justicia provincial informaron que en los próximos días saldrán más casos a la luz por distintos casos de incumplimiento del aislamiento obligatorio.

    Las tres detenciones

    Cerca de las 18.00 del pasado 2 de abril,  el condenado fue detectado en el interior del Barrio San Martín tomando alcohol con otro sujeto. «Vamos a la casa de un amigo en el Barrio Olivares», les explicó a los policías. Ocho días después, los oficiales lo interceptaron en la Plaza Matons, ubicada en la Sexta Sección, y también aseguró que se dirigía a la casa de un amigo, casi sin entender que otra vez estaba violando el artículo 205 del Código Penal.

    Por último, una semana después, estaba caminando por la esquina de Beltrán y San Martín cuando lo detuvo personal policial. En esa ocasión, el implicado brindó otra identidad y dijo que estaba yendo a visitar a un familiar. En esta última ocasión, fue trasladado al penal directamente.

    (Unidiversidad)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *