Montemar 150×150

MIÉRCOLES:Muy caluroso con nubosidad variable, inestable hacia la noche. Zonda en precordillera durante la tarde. Máxima: 37ºC Mínima: 15ºC
JUEVES: Parcialmente nublado con descenso de la temperatura, precipitaciones en la mañana, vientos moderados del sudeste. Ingreso de frente frío. Máxima: 25ºC Mínima: 15ºC
VIERNES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 28ºC Mínima: 10ºC

Rivadavia: a dos años de la muerte de Fernanda Leyes en un cuartel militar, los familiares creen que “nunca vamos a conocer la verdad de cómo murió”

Rivadavia: a dos años de la muerte de Fernanda Leyes en un cuartel militar, los familiares creen que “nunca vamos a conocer la verdad de cómo murió”

“A mi sobrina la mataron y creo que nunca vamos a conocer la verdad de cómo murió ni de lo que pasó aquel día”, señala Silvia Leyes (45) a dos años de la terrible pérdida de su sobrina en un cuartel del Ejército, en la montaña mendocina. Silvia asegura extrañar “esas charlas que nosotras teníamos  y esa picardía de sacarnos siempre una sonrisa”.

La recuerda como “muy alegre, porque siempre andaba haciéndonos bromas, una niña repleta de vida”, afirma con indisimulada tristeza desde su casa de Los Campamentos, al sur de Rivadavia.

Fernanda Leyes (18) era alumna de 5º Año de la Escuela 9-006 “Prof. Francisco Humberto Tolosa” y el 5 de noviembre de 2016 cuando se conoció la noticia de su muerte, se suspendió la tradicional farándula estudiantil, donde ella se aprestaba a participar junto a compañeros de curso.

Vivía en el barrio Los Campamentos con su abuela Rosa (70) y su tía Silvia. Había perdido a su madre cuando tenía apenas 8 años y, si bien no vivían juntos, la unía una relación fraternal con su padre, Luis Leyes (53).

Fernanda Leyes y su novio, Darío Morales.

En la madrugada del viernes 5 de noviembre de 2016, Fernanda viajó desde Los Campamentos hasta Puente del Inca para encontrarse con su novio Darío Fernando Morales (24), en ese entonces soldado voluntario en la Compañía de Cazadores de Montaña 8 “Tte 1ro Ibañez”, donde pasarían juntos el fin de semana. Ya no volvería, con vida, a ese lugar que la vio crecer.

Poca información

La poca información oficial que trascendió, indica que el sábado 5 de noviembre, por la tarde, Morales fue encontrado inconsciente y trasladado al hospital de Uspallata. Fernanda fue hallada sin vida y su cuerpo trasladado al cuerpo médico forense. Se dijo que se habían intoxicado con monóxido de carbono. Ambos se habían alojado en una casa de la guarnición militar.

Esa información, nunca les cerró a los familiares de Fernanda Leyes, quienes luego de que les entregasen el cuerpo,  aseguraron ver golpes en distintas partes del cuerpo de la infortunada joven.

Aquel sábado, la temperatura en la zona de Puente del Inca  llegó a 8 grados de mínima y  la máxima se estiró a los 23 grados. Un día agradable para cumplir ejercicios como caminatas en los paisajes de la zona, y que Fernanda pensaba hacer con su novio.

Si bien las actuaciones estuvieron a cargo de la Comisaría 23 de Uspallata, en el hecho interviene la Oficina Fiscal 11 de Luján de Cuyo, pero el caso giró a la Justicia Federal y fue caratulado como “Averiguación de muerte”.

“Algo raro”

“Acá hay algo raro y lo están tapando. Mi hija no falleció por monóxido de carbono, porque a mí me dijo un soldado que no había ninguna calefacción encendida”, le expresó en su momento a Tiempo del Este Luis, el papá de Fernanda.

Y profundizó su recuerdo: “Ella tenía golpes y rasguños en los brazos, en la rodilla y tenía un tobillo sacado. Yo tengo fotos de esos golpes y moretones.  Además, hay un video de las 2 de la mañana de ese sábado, que lo grabó la propia  Fernanda donde salen tomando café…acá es todo muy raro”.

 

Representados hasta el día de hoy por Jorge Carolio, un abogado que reside en la ciudad de Mendoza y que no ha dado las respuestas que esperaba la familia: “Yo una vez acompañé a mi hermano y discutí con él, porque las respuestas que nos daba, no nos conformaban”, dice con desconsuelo Silvia.

 

La casa del barrio Los Olmos, donde vivía Fernanda, ubicado en el distrito de Los Campamentos, al sur de Rivadavia, aún es frecuentada por dos amigas :Rocío Ortega y Yasmín Villarreal, quienes la recuerdan con una sonrisa, contando anécdotas de su amiga fallecida. En cambio quien fuera su novio, Darío Fernando Morales, otro vecino de Los Campamentos, no volvió más a esa casa donde sabía ir a buscarla.

La abuela Rosa, y el padre de Fernanda, Luis Leyes, en una marcha reclamando justicia, en Los Campamentos.

Durante estos dos años desde que acaeció su muerte, hubo alguna marcha y reclamos en demanda de justicia por el caso de Fernanda Leyes, quien hoy tendría 20 años y cursaría el segundo año en la carrera de Administración de Empresas, en el Instituto Tecnológico Universitario (ITU).

Hoy, sus restos reposan en el  Parque de Descanso de Santa María de Oro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *