Montemar 150×150

MIÉRCOLES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 25ºC Mínima: 10ºC
JUEVES: Tiempo bueno, cielo algo nublado, poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 27ºC Mínima: 13ºC
VIERNES: Cálido e inestable, tormentas aisladas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 32ºC Mínima: 14ºC

Roberto Mercado, la fecha patria y la patria chica de Philipps, Junín

Roberto Mercado, la fecha patria y la patria chica de Philipps, Junín

El autor de la nota, habitual colaborador de Tiempo del Este, reflexiona sobre la fecha patria del 25 de mayo en su «patria chica», en Philipps.

CON EL CORAZÓN CALIENTE

 

No se puede escribir con el corazón caliente.

A veces es mejor intentar que se enfríe, mirar para otro lado, hacerse el distraído, no dejarlo pensar.

Uno se cree macho, en el literal sentido de la palabra, pero cuando trata de no dejarse llevar por la emociones comprende, de primera mano, que no se las aguanta, que ante un simple apretón de mano o el más sentido de los abrazos terminará por dejarlo al descubierto como el más sensible y débil de los simples mortales.

No se puede escribir con el corazón caliente.

En particular cuando uno vuelve a su primer amor, o a sus primeros amores, o lo que sea.

Porque allí deja de ser el dueño de sus palabras. Éstas se le escapan de adentro a borbotones, sin pedir permiso, transformándose en un peligro latente y, en una de esas, puedan develar un secreto muy bien guardado, una pena nunca expresada o una alegría reprimida. Y como se sabe que no es de hombre, dicen, andar llorando por cualquier cosa, sería mejor taparles cualquier vía de escape al mundo exterior.

No se puede escribir con el corazón caliente.

Hoy regresé al pueblo que me vio nacer.

Era un día de fiesta. La patria cumplía años, y el Club, ese pequeño rincón del planeta que nos cobijó de niños, también.

Y uno no anda diferenciando las cosas. Las une y punto. O también las separa, si tiene que hablar de la patria grande o de su patria chica.

No se puede escribir con el corazón caliente.

Porque seguramente más de una emoción le jugará una buena pasada. Sí, ya sé, usted me corregirá diciendo: corresponde decir una mala pasada.

Festejo PhilippsNo. Esta emoción tiene que ver con la buena pasada, o mejor dicho, con las buenas pasadas.

Porque al bien nacido en pueblos pequeños sabe que las simples cosas son los grandes cimientos de su futuro.

Y si nota que hay ladrillos de ese porvenir que faltan, seguramente mirarse en ellos, sacarles el polvo del olvido y ponerlos de proa en los vientos del mañana harán que la raíz sostenga firme en la tierra al árbol paridor de otras golondrinas cancioneras. Ahí está la sal de lo que vendrá.

No se puede escribir con el corazón caliente.

Hoy volví a cantar en mi comarca y le agregué vida a  mi vida. La patria cumplía años, el Club 25 de Mayo también.

No puedo describir lo feliz que me he sentido, tan solo porque no puedo escribir con el corazón caliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *