Montemar 150×150

MARTES: Poca nubosidad con ascenso de la temperatura, vientos del noreste, heladas generales. Mínimas en zonas rurales: -6 a -3°C. Máxima: 17ºC Mínima: 1ºC
MIÉRCOLES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 20ºC Mínima: 3ºC

San Martín tiene al primer concejal pastor de Mendoza

San Martín tiene al primer concejal pastor de Mendoza

Es Horacio Rodríguez, del Partido Intransigente. Una rara avis de la política que asumió con el último recambio de bancadas y del que aún no está claro si forma parte de la oposición o acompañará al oficialismo.

El Concejo Deliberante de San Martín tiene en la actual gestión, una particularidad única en la provincia: uno de sus concejales es además pastor evangelista, una característica que no se repite en ningún otro Concejo Deliberante.

Se trata de Horacio Rodríguez, un hombre de 58 años que llegó al Concejo de la mano del Partido Intransigente y por el sector que encabeza, dentro de ese espacio político, el senador provincial Héctor Bonarrico, que también es guía espiritual evangelista.

Rodríguez asumió su banca durante el último recambio de concejales y lo hizo con el 17,7% de los votos del departamento. Así, San Martín tuvo por primera vez un representante del Partido Intransigente en el Concejo y más peculiar aún, en la figura de un pastor, cuyo templo se encuentra en Rodeo del Medio.

En principio, Rodríguez debería ser ubicado dentro del espectro opositor al peronismo que gobierna San Martín, en un sector cercano al de los ediles opositores del bloque de Cambiemos, pero la realidad es bastante distinta y hasta el momento, pese a que se describe como independiente, el pastor Rodríguez ha acompañado con su voto a la mayoría de los proyectos oficialistas: “Estamos en casi todas las votaciones 7 a 5”, confirma un concejal radical, que esperaba que por fin, tras el resultado de las últimas elecciones legislativas, el Concejo tuviese un peso opositor que emparejara las fuerzas en el recinto.

Pero Rodríguez suele acompañar al oficialismo con su voto y además, ocupa la primera vicepresidencia, un espacio reservado generalmente para la segunda minoría, asunto que en este caso no se cumple.

Rodríguez se defiende y asegura que su participación es independiente, y aunque admite que suele acompañar proyectos oficialistas, asegura que también tiene acuerdos con algunos radicales: “Con (Raúl) Rufeil hemos trabajado juntos algunos proyectos y me parece un concejal muy importante para el cuerpo”, dice Rodríguez.

El concejal del PI nació en Córdoba y llegó al este mendocino a mediados de los 80, con título de técnico electrónico repartió su tiempo entre su taller de reparaciones y otros oficios, como el de sonidista o disc jockey, e incluso llegó a ser uno de los empresarios de la bailanta más reconocidos de la región.

Pero a mediados de los 90 se acercó a una iglesia evangelista y con el comienzo del milenio y la tarea evangelizadora que realizó fundamentalmente en La Paz, fue ordenado pastor. Hoy tiene su templo en Rodeo del medio y asisten al lugar un centenar de fieles.

En las elecciones pasadas y atendiendo un pedido especial del pastor Héctor Bonarrico, a quien Horacio Rodríguez considera su guía espiritual, ayudó en la tarea de armar una estructura electoral en la zona este y de ese trabajo surgió su figura como la del primer candidato a concejal de la lista del PI. Lo demás es historia conocida, Cambiemos ganó en San Martín, en segundo lugar se ubicó el peronismo y como tercera fuerza, el Partido Intransigente obtuvo casi el 18%, una cantidad de votos que le permitió meter a su primer edil en la historia del departamento.

Rodríguez asegura que no forma parte de ningún partido y que más que al PI, su tarea se debe a la gente: “Ellos me votaron y a ellos debo responderles”, suele repetir el concejal y asegura que atiende en su despacho del Concejo, un promedio de casi diez personas por día.

De una personalidad entradora y frontal, Rodríguez parece ser también un hábil manejador de las cuerdas que mueven la política, aunque lo cierto es que paree no comulgar con las habituales negociones que son materia corriente en cualquier Concejo: “Yo no defiendo partidos, defiendo a la gente”, suele repetir, no sin algo de demagogia, según acusan sus detractores.

En cualquier caso, la presencia de Rodríguez en el recinto del Concejo de San Martín es un elemento particular, con el que el resto de los ediles tiene que aprender a convivir y, de ser posible, tratar de aprovechar: “Hay ediles buenos, pero en general, el Concejo es un circo lleno de mentirosos”, sostiene entre sus allegados.

Habrá que ver, con el paso del tiempo, si el pastor Rodríguez se ubica entre los opositores, sin mantiene su actual acercamiento al oficialismo o si, como sostiene, va y viene entre las posiciones y según convenga a la gente que dice representar.

 

(Ulises Borderil)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *