Montemar 150×150

MARTES: Poca nubosidad con ascenso de la temperatura, vientos del noreste, heladas generales. Mínimas en zonas rurales: -6 a -3°C. Máxima: 17ºC Mínima: 1ºC
MIÉRCOLES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 20ºC Mínima: 3ºC

Santa Rosa, de ser la Sodoma y Gomorra de Mendoza, a encontrar hoy una luz en el camino

Santa Rosa, de ser la Sodoma y Gomorra de Mendoza, a encontrar hoy una luz en el camino

De haber sido considerada la Sodoma y Gomorra de las administraciones municipales, Santa Rosa parece afianzar el marco de desarrollo por el que se caracteriza hoy su presente. Una luz en el camino

Santa Rosa sigue dando pasos importantes para reencontrarse con el destino de prosperidad del que se apartó durante los años de la administración de Sergio Salgado, donde claramente involucionó, en esa caracterización de Sodoma y Gomorra, las ciudades bíblicas destruidas a través de los ángeles por corrupción de sus gobernantes.

Esta semana, a dos años y tres meses de haberse hecho cargo de la intendencia de Santa Rosa, Norma Trigo junto al gobernador Alfredo Cornejo, entregaron dos barrios ubicados en el distrito de 12 de Octubre, un total de 58 familias que recibieron las llaves de sus viviendas terminadas. El apoyo del gobierno provincial y también nacional, en algunos programas y flujo de obras, es vital para el desarrollo en infraestructura de los santarrosinos.

El barrio Esperanza Santarrosina, sufrió un interminable tiempo de espera de 19 años, y el barrio 12 de Octubre, que fue recibido por la administración provincial y municipal, con el 0.1 % del desarrollo de obra.

En esos lugares, se observaron vecinos llorosos y padres emocionados, que se abrazaban en un estallido de felicidad por una respuesta que demoró interminables años.

También se realizan importantes emprendimientos en otros distritos del departamento, que acercarán un poco más de justicia social a quienes a cada momento la pregonaban, pero que rara vez lo aplicaron. El pago religioso al personal municipal, algo que es parte de lo común en las administraciones ordenadas, parece ser otro signo distintivo en el gobierno de Norma Trigo. Antes hubo que hacer un ordenamiento para llegar a este hoy. Nada sucede por generación espontánea.

Atrás quedaron en Santa Rosa, los largos tiempos donde sin el más mínimo pudor, se les mintió sistemáticamente, anunciándoles de distintos modos un pronto comienzo de obra y hasta ensayando distintos embustes para, con esa actitud de miseria, jugar con la ilusión de madres, padres, hijos y nietos, que soñaban con un techo propio.

Los fondos que oportunamente envió la nación, durante el gobierno de Cristina Fernández, para realizar los CIC de 12 de Octubre y El Marcado desaparecieron y, hasta el momento, nunca se supo hacia dónde fue a parar ese dinero, destinado a actividades para ser disfrutadas por la comunidad de esos lugares.

Hubo una banda muy organizada que se encargó de esquilmar a los santarrosinos, mintiendo y robando sistemáticamente a los vecinos durante largos años. Hay que leer los recientes fallos de la justicia, que no serán los últimos, para tener una dimensión de lo que realmente aconteció en este departamento de casi 20 mil habitantes.

Un departamento de gente hospitalaria, con el corazón muy grande de bondad, con sonrisas francas y expectativas amplias. Pero con necesidades puntuales, agudizadas por años de ignominia y ausencia de seriedad en el manejo de las políticas públicas.

¿Si es perfecta la gestión comunal de Santa Rosa? No. Decididamente. Hecho que también es reconocido por la propia Norma Trigo, quien parece ser consciente que debe mejorarla en muchos aspectos y que para ello trabaja.

Hoy, el mundo parecer ser el del revés. Aquellos condenados por la justicia por administración fraudulenta, salen a hacer declaraciones dando consejos públicamente a las actuales autoridades, acerca de cómo deben hacerse las cosas.

Algún día, el mundo de la comunicación deberá realizar una autocrítica severa –a la que no escapará Tiempo del Este- y de allí, definitivamente, surgirá una reflexión que permitirá sentar las bases para –desde este rincón- aportar con seriedad al crecimiento de la sociedad.

Treinta y cinco años

Pero, volviendo al tema y  después de 35 años donde en Santa Rosa se alternaron en el poder justicialistas y demócratas, la nueva gestión no puede realizar milagros y que las cosas se transformen en un día para el otro. Pero sí se puede participar y exigir mayor calidad en la prestación de los servicios públicos, con la energía que le faltó a la comunidad en el pasado, donde inescrupulosos transformaron al gobierno municipal, en la Sodoma y Gomorra de Mendoza.

Este es un año donde no se disputa ninguna elección. Está en la labor que deberá esgrimir cada sector, el aportar al crecimiento de un departamento que hoy, más que nunca, necesita de todos sus actores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *