Montemar 150×150

LUNES: Parcialmente nublado con poco cambio de la temperatura, vientos de direcciones variables. Inestable en cordillera. Máxima: 18ºC Mínima: 6ºC
MARTES: Nubosidad variable con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 19ºC Mínima: 5ºC
MIÉRCOLES: Mayormente soleado, vientos leves. Máxima: 19ºC Mínima 6ºC

Se podrá donar cordón umbilical en Mendoza

Se podrá donar cordón umbilical en Mendoza

En Mendoza, quienes tengan un bebé podrán donar la sangre del cordón umbilical al único Banco Público del país para que esas células madre sean usadas en pacientes que las necesitan.

 

El único Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical que tiene Argentina se encuentra en Buenos Aires. Funciona en el hospital Garrahan desde 1996 y desde 2005 abrió sus puertas para que las madres que esperan un hijo puedan donar el cordón umbilical del niño a cualquier persona enferma que lo necesite. Antes solo se utilizaba entre miembros del grupo familiar.

Ahora, Mendoza también comenzará a extraer sangre de cordón umbilical para enviarla al Banco Público del Garrahan y el primer hospital que comenzará con este procedimiento será el Lagomaggiore.

Hasta ahora, la única forma de donar células madre para uso público en la provincia es a través de la extracción de médula ósea mediante la punción sobre el tejido del hueso. Este es un método considerado invasivo y, por lo tanto, menos eficiente que el que utiliza las células del cordón umbilical.

Los primeros ensayos comenzarán en julio. La titular del Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (Incaimen), Gabriela Hidalgo, aseguró que esta medida va a generar “muchos más donantes” de médula ósea.

“Recolectando cordón umbilical para el banco único que es estatal y que está en el hospital Garraham en Buenos Aires, nosotros vamos a ampliar el espectro para quienes necesitan de un trasplante. Muchos más donantes vamos a tener”, manifestó Hidalgo y agregó que “desde hace varios años se ha visto que el cordón umbilical tiene muchísimas células madre”.

Las células madre son conocidas dentro del ámbito médico como Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH). Estas se encuentran en mayor concentración en el cordón umbilical y tienen la capacidad de renovar las células sanguíneas. Su principal característica es que son células inmaduras que pueden dividirse y diferenciarse para dar origen a todos los tipos celulares maduros de la sangre, ya sean glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas.

“Las células madre son células que produce la médula ósea y que todavía no se dividen”, explicó Hidalgo y continuó: “Son las mejores células para hacer el trasplante. Es para el trasplante de médula ósea, pero se hace también para diferentes enfermedades que pueden ser genéticas, inmunodeficiencias u oncohematológicas”.

 

Abrir el juego a todos

En sentido estricto, la preservación del cordón umbilical para el posterior uso de sus células madre no es nuevo en Mendoza. La provincia cuenta con institutos privados que lo hacen desde hace tiempo. Sin embargo, tal práctica nunca fue avalada por el Incucai, ya que el material recogido, al no poder ser donado al Banco Público, solamente es utilizado entre los miembros de la familia. “Es como si yo tuviera familia y guardo el cordón umbilical en caso de que uno de mis hijos lo necesite”, explicó Hidalgo. “Pero si eso pasa, ese cordón no va a servir porque va a tener la misma enfermedad genética”, agregó.

La nueva determinación del Gobierno provincial de trabajar de manera conjunta con el instituto del hospital Garrahan ampliará las posibilidades de encontrar donantes compatibles para aquellos que precisen el trasplante. En primer lugar, esto ocurrirá por el aumento en la cantidad de muestras, pero también porque las mismas serán, en términos de afinidad genética, de mayor calidad.

Es que cuando hay necesidad de trasplante, al igual que en caso de cualquier órgano, siempre se apela al Banco Nacional. De no encontrarse disponibilidad allí, la búsqueda se hace extensiva a nivel mundial. Esto amplia la posibilidad de encontrar donantes, pero se limita por un factor que corre a contramano del mundo globalizado actual: la compatibilidad es más probable cuando se trata de personas de la misma etnia. Por eso, el hecho de que se realicen donaciones desde Mendoza favorece las chances de encontrar compatibilidad más rápido, en un contexto en que el tiempo es vida.

“Ser donante es un acto altruista, es una decisión que tomamos para después de nuestra muerte para el caso de órganos y tejidos. En el caso de médula también”, concluyó Hidalgo.

 

 

Texto: Ignacio de Villafañe- Unidiversidad

Foto: BBC Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *