Montemar 150×150

MARTES: Nubosidad variable con poco cambio de la temperatura, viento zonda en precordillera, inestable hacia la noche con lluvias aisladas. Nevadas en cordillera y viento zonda en precordillera. Ingreso de frente frío durante la tarde. Máxima: 25ºC Mínima: 13ºC
MIÉRCOLES: Algo nublado con descenso de la temperatura, vientos del este. Mejoran las condiciones meteorológicas.
Máxima: 22ºC Mínima: 9ºC
JUEVES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Inestable en cordillera. Mínimas en zonas rurales: 1 a 4°C. Máxima: 27ºC Mínima: 8ºC
VIERNES: Algo nublado con ascenso de la temperatura, zonda en precordillera. Máxima: 28ºC Mínima: 10ºC

Su ex Tesorero, Cato Lezcano, complicó la ya difícil situación de Sergio Salgado

Su ex Tesorero, Cato Lezcano, complicó la ya difícil situación de Sergio Salgado

Alfredo Cato Lezcano dijo que el ex intendente autorizó los cheques de Tirasso, que se usaron para simular la compra de combustible, por más de un millón de pesos.

La situación ante la Justicia de Sergio Salgado, el ex intendente de Santa Rosa es delicada y con el paso de las jornadas del juicio que se lleva adelante en los tribunales de San Martín, el panorama para el peronista no hace más que complicarse.

En la jornada de este martes declararon testigos relacionados con la causa por administración infiel, donde Salgado y Franco Ojeda están acusados por la emisión de cheques en la compra trucha de combustible al lubricentro Tirasso, empresa que nunca fue proveedora de la comuna.

El lubricentro Tirasso, ubicado en Guaymallén.

Entre los testigos que se presentaron ante el tribunal estuvo el ex tesorero municipal, Vicente Lezcano, quien aseguró que fue el propio Salgado, quien dio la orden final de emitir los cheques por más de un millón de pesos a nombre de Tirasso: “Consulté con el intendente para ver si hacíamos los cheques y me dijo que sí; los firmé y los dejé en su oficina junto con las órdenes de pago. Fueron varios cheques, no recuerdo cuantos, todos por menos de $50.000”, dijo Lezcano, una declaración diferente a la que dio en la Fiscalía, durante la etapa de investigación, donde no mencionó al ex intendente y en cambio, aseguró que la orden de los cheques la había dado Ojeda.

Marcela Camargo, otra de las empleadas que debió declarar en el juicio

Esta situación llevó a que la defensa planteara incidentes al tribunal, con la idea de desacreditar los dichos del ex Tesorero y es que si finalmente se cayera el testimonio de Lezcano, toda la causa tambalearía, ya que es uno de los testigos principales.

Hay que recordar que Franco Ojeda fue jefe de Hacienda hasta comienzos de diciembre de 2015 y que pocos días después de su salida, y según declaró Lezcano, lo llamó por teléfono y le ordenó al ex Tesorero, sacar el pago de Tirasso cuanto antes. Lezcano recordó que Ojeda seguía siendo un hombre con poder, pese a que ya no era funcionario, pero aseguró que la orden final para pagar los cheques la dio Salgado.

La causa del lubricentro Tirasso es una de las cuatro por las que Salgado está acusado en este juicio, y en ella se investiga el pago de $1.299.000 con cheques municipales, a nombre de un lubricentro que no es proveedor del municipio, que nunca cobró esos cheques y del que tampoco recibió servicios.

Y en este sentido fueron varios los testigos que declararon, desde el actual secretario de Gobierno, Marcos Nuarte, pasando por administrativos, hasta llegar a Jorge José, el Tesorero que hoy maneja los fondos municipales.

Marcos Nuarte. El secretario de Gobierno del municipio, brindó su testimonio
Jorge José, el hoy Tesorero del municipio

En síntesis, lo que quedó claro es que la orden de pago a Tirasso se hizo con un expediente incompleto e irregular, que nunca tendría que haber sido autorizado y que su aprobación final, ya sea con o sin la autorización de Salgado, indica el nivel de improvisación en el que se movía el municipio en manos del ex intendente peronista.

Alfredo Gago, fue otro de los empleados que tuvo que brindar su testimonio

 

Así, el pago a Tirasso debió haber ido en realidad a Allub, que era el proveedor habitual; hubo 28 facturas truchas por montos de más de 40.000 pesos, con órdenes de pago que no tenían firma de la empresa; además, no había orden de entrega de combustible ni pedido de ningún área o jefe respecto a ese combustible. En esas condiciones de irregularidad, el pedido pasó por el área de Imputaciones y terminó en Tesorería, donde Lezcano puso su firma y llevó los cheques a la oficina de Salgado.

Los abogados defensores de los imputados

El ex Tesorero sabe de sobra que lo que hizo es irregular y para evitar ser imputado, ofreció a la Fiscalía declarar como arrepentido, en un testimonio que ayudó a conocer detalles del hecho y que lo alejó de la investigación. Esta situación ha sido vista como irregular por la defensa de Salgado, que buscará que los dichos de Lezcano sean descartados por el Tribunal, una maniobra difícil y que de entrada tiene la oposición del fiscal. En cualquier caso y si eso ocurriera, si el Tribunal comprobara que el testimonio en Fiscalía no fue legal, toda la causa Tirasso comenzaría a tambalear y allí habría por fin una buena noticia par Salgado en todo este juicio.

(Ulises Borderil)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *