Montemar 150×150

MARTES: Caluroso con nubosidad variable y ascenso de la temperatura, vientos moderados del noreste. Tormentas aisladas hacia la noche. Alerta por ocurrencia de tormentas severas en los oasis sur y este. Máxima: 34ºC Mínima: 19ºC
MIÉRCOLES: Tiempo bueno con descenso de la temperatura, vientos leves del este. Máxima: 29ºC Mínima: 21ºC
JUEVES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos moderados del sudeste. Máxima: 29ºC Mínima: 19ºC

Tribunales: Un hombre fue condenado a 9 años de prisión por abusar de su sobrina en Rivadavia. En otro caso, un travesti fue absuelto por un crimen ocurrido en San Martín

Tribunales: Un hombre fue condenado a 9 años de prisión por abusar de su sobrina en Rivadavia. En otro caso, un travesti fue absuelto por un crimen ocurrido en San Martín

En el primero, un hombre resultó condenado por abusar de su pequeña sobrina. En el segundo, una travesti acusada de homicidio resultó absuelta.

En las últimas horas hubo dos importantes sentencias en los tribunales de San Martín, que resuelven casos que en su momento fueron muy comentados en la Región.
El primero de ellos es la condena a nueve años de prisión para Maximiliano Alcaraz, por el delito de abuso sexual agravado, en perjuicio de una niña que hoy tiene once años, pero que estaba al cuidado de su pareja desde hace siete.
El caso ocurrió en Rivadavia, en el distrito de Los Árboles y arrancó hace casi siete años, cuando Yemina, mamá de tres niños muy chicos se fue de su casa en Guaymallén por los malos tratos de su pareja y terminó en Rivadavia, donde sin recursos para mantenerlos, le dejó sus hijos a una hermana.
“Tres niños pequeños, una nena de cinco años, un varón de cuatro y un bebé de unos pocos meses quedaron al cuidado de una tía y de su familia, que viven en condiciones muy humildes en el distrito de Los Árboles”, explicó una fuente de los tribunales.
Pasó el tiempo y Yemina prácticamente no visitó a sus hijos y recién el año pasado volvió a tener contacto con ellos, una actitud que fue muy criticada por la defensa durante el juicio, que acusó a la mujer de haber abandonado a los hijos: “Llegó un día a la casa de la hermana, los dejó y se fue; ella es la primera responsable de lo ocurrido”, dijo el abogado de Alcaraz.

Lo cierto es que una vez que volvieron a verse, la nena, que ahora tiene doce años, le contó a su mamá que su tío la manoseaba: le dijo que cuando se quedaban solos él la desnudaba y la manoseaba e incluso le metía los dedos.

Esa historia que contó la niña fue denunciada por la madre en la Justicia; Alcaraz fue detenido y los dichos de la menor corroborados por distintas vías: exámenes psicológicos, cámara Gesell y estudios físicos a la menor; todos dieron el mismo resultado, la nena no miente y existió abuso.
“Existe en esta niña un relato lleno de detalles que me asombró y no me dejan lugar a la duda; además, tiene una herida de vieja data, el himen roto por lo que sabemos que fue abusada”, dijo el fiscal Oscar Sívori, que en su momento pidió 12 años de prisión.
El tribunal, luego de analizar el caso entendió que el abuso efectivamente había existido y así, el juez Eduardo Orozco condenó a Maximiliano Alcaraz a la pena de nueve años de prisión.

Travesti absuelto


El segundo juicio, también de un caso muy comentado en su momento, terminó con la absolución de una travesti que estaba acusada de homicidio. Se trata de Roberto Campiña, alias Vanesa, que llegó a juicio acusado de haber asesinado a Jorge Burgos, un vecino de San Martín de 60 años, que era empleado municipal y  murió en la madrugada del 9 de enero de 2016, cuando circulaba en su vehículo por calle Vior, en las afueras de San Martín y fue asaltado.

Según la investigación, Vanesa y dos sujetos no identificados habían participado de aquel asalto que terminó con la víctima con un tiro en el rostro, pero la travesti siempre negó su participación y hasta aseguró que ella también había sido víctima.

Efectivamente, según contó Vanesa, ella y Jorge Burgos estaba en ese descampado porque el hombre había contratado sus servicios sexuales y en el momento en que estaban terminando el acto es que los asaltaron.
Esa es la historia que contó ella y la verdad es que durante el juicio, no se pudo demostrar su participación en el crimen y ante esta falta grave de pruebas en su contra, el fiscal Oscar Sívori pidió la absolución de Roberto “Vanesa” Campiña por el beneficio de la duda, asunto que fue resuelto por el tribunal en ese sentido. De esa manera y luego de haber permanecido más de un año en prisión, Vanesa recuperó la libertad porque los jueces consideraron que no participó del asalto.

(Ulises Borderil)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *