Montemar 150×150

SÁBADO: Algo nublado con descenso de la temperatura, vientos leves del noreste, heladas parciales. Máxima: 14ºC Mínima: 1ºC
DOMINGO: Algo nublado con ascenso de la temperatura, vientos del noreste. Máxima: 18ºC Mínima: 3ºC
LUNES: Algo nublado y frío, vientos leves del noreste, heladas parciales. Máxima: 12ºC Mínima: 1ºC

Una realidad que duele

Una realidad que duele

La UCA publicó un informe revelador que evidencia las consecuencias negativas que tienen las crisis económicas en nuestro estado de salud. Trastornos del sueño, ansiedad e incluso depresión son algunas de las manifestaciones de nuestro cuerpo ante dificultades de esa índole. Sectores más necesitados, los más afectados.

Las personas son seres complejos que poseen una diversidad de dimensiones que hacen a su salud mental. La misma es un proceso que está compuesto por diferentes vertientes, tales como la propia salud física, o la vida emocional, afectiva, las esferas social y laboral, como así también los factores socioeconómicos. Si alguno de estos ámbitos no pasa un buen momento, es posible que nuestra salud mental tampoco lo pase.

Hace algunos días se conoció el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA), titulado “La Mirada en la persona como eje del desarrollo humano y la integración social”. La investigación revela el impacto que tiene la crisis económica que atraviesa el país sobre la salud de las personas.

Algunos de los datos que arroja el informe:

  • Se duplicó la percepción negativa del estado de la salud desde el inicio del 2017 al inicio del 2018 (7,5% contra un 15,7%)
  • En 2018 el 21% de los entrevistados dicen sentir inquietud, agitación, desesperanza, tristeza, cansancio y nerviosismo.
  • Quienes sufren mayores carencias a nivel estructural y laboral, han percibido mayores problemas de salud y sintomatología ansiosa-depresiva.

El factor socioeconómico es una dimensión importante en nuestra salud mental. Preocupaciones en este ámbito pueden generar ansiedad, trastornos del sueño, angustia, e incluso depresión. En este sentido, los sectores más pobres de la sociedad, son quienes están más expuestos en su salud ante estas dificultades.

La salud mental es tan importante como la salud física. Si una persona con fiebre no puede llevar adelante sus actividades con normalidad porque no goza de plena salud, un padre con la ansiedad de no saber si llega a fin de mes para darle de comer a sus hijos, tampoco.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que gozar de un buen estado de salud es un derecho fundamental de todo ser humano. Por consiguiente, las dificultades económicas son un obstáculo en la consecución de una salud concebida como el completo bienestar. El informe de la UCA refleja que estamos atravesando una realidad que duele. Ojalá la crisis actual sea superada prontamente.

*El autor de la nota es Licenciado en Psicología, docente, y estudiante de Comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *