Montemar 150×150

JUEVES: Algo nublado con poco cambio de la temperatura, vientos leves del noreste. Máxima: 25ºC Mínima: 13ºC
VIERNES: Cálido e inestable, tormentas aisladas hacia la noche, vientos moderados del noreste. Máxima: 32ºC Mínima: 14ºC
SÁBADO: Nubosidad variable con tormentas aisladas y leve descenso de la temperatura. Máxima: 29ºC Mínima: 17ºC

Voltereta de Salgado: ahora dice que Cornejo está haciendo bien las cosas y acusa de traidores al gobierno provincial y nacional saliente

Asfixiado financieramente, el intendente Sergio Salgado empezó a cumplir las condiciones que el gobernador Alfredo Cornejo públicamente le impuso el lunes pasado, desde La Paz, cuando asistió a la ceremonia de asunción del intendente Sergio Pinto y este lunes recibirá, por única vez, una asistencia financiera de la provincia con el objeto de mantener la paz social en Santa Rosa, con lo que comenzará a achicar la deuda con los empleados de su comuna, que hace varios meses que no cobran y se han manifestado en asambleas y protestas de rutas.
Cornejo le había sugerido, como primera medida, que dijera la verdad a sus vecinos. ¿Cual era esa verdad? Que Salgado había administrado mal las finanzas en Santa Rosa, y que el gobierno provincial nada le adeudaba. Y segundo, que iniciara un plan de reconversión de su política de gastos, reconociendo el deplorable estado financiero al que había llevado al municipio.

Para que no hubiesen equívocos del tema, Alberto Roza, ex secretario de gobierno de Salgado, ex director de Administración y Municipalidades del gobierno de Francisco Pérez y ahora, tras la derrota del peronismo en Mendoza, volvió nuevamente al gabinete de Salgado, fue un testigo privilegiado del tema.

Por eso el viernes, Salgado en la conferencia de prensa, empezó con obediencia a dar los pasos requeridos. En primer lugar, admitió que el gobierno provincial no le debe nada y que él se había equivocado “por trabajar” en la contratación de personal y compra de elementos de salud y educación. Agregó que “se sentía traicionado” por funcionarios del gobierno nacional y provincial y que Cornejo estaba “haciendo bien las cosas”.
“Tengo como comprobar en todas las cosas que he invertido y que luego me iban a devolver el dinero y eso no va a pasar, ya no va a llegar lo que me había prometido mi propio partido”, confesó Salgado, asegurando que eso significaba un importe de unos 20 millones de pesos.
¿Tendrán la culpa los vecinos de Santa Rosa de ese error de cálculo de Salgado de 20 o 30 millones de pesos?
Un rato antes de que brindara la conferencia de prensa en Santa Rosa, había sido recibido en la Casa de Gobierno por el ministro de Hacienda Martín Kerchner y el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Dalmiro Garay, donde le dijeron que recibiría una ayuda económica por única vez que servirá para sanear los conflictos salariales que afronta el municipio.
El responsable de las finanzas del gobierno provincial, Martín Kerchner, fue el encargado de dar a conocer los detalles de la reunión y dijo que “luego de conocer los números que nos ha manifestado y habiendo reconocido que la provincia no tiene deuda con el municipio se le brindará la ayuda”.

Salgado dócil
Salgado, asumió dócil que “la grave situación se debe a errores propios o a decisiones políticas que pueden tomarse como erróneas o hacerme cargo de situaciones que como intendente no debía afrontar. De las promesas y algunos expedientes con la gestión anterior no quedó nada. Como responsable del municipio quiero darles la tranquilidad no sólo al gobernador sino también a los vecinos, que se tomarán las medidas necesarias para no pasar nuevamente por esta situación”.

Y como último requisito de su rendimiento incondicional, Salgado, el mandatario para el que hasta hace poco el gobernador Cornejo era el responsable de la crisis financiera de Santa Rosa, prometió austerizar su gobierno “con artistas locales para la vendimia” y escasa inversión en el Festival de La Cueca y el Damasco. Aunque no lo mencionó, es un hecho que deberá desprenderse de personal contratado y de su troupe de funcionarios.
Hubo un par de motivos más que hizo retroceder a Salgado: la virulencia que había tomado la protesta de los trabajadores municipales y la representación de ATE, que esperará hasta el lunes para ver si se concreta la promesa de pago, o de lo contrario ya anunciaron que volverían a cortar las rutas. Y el segundo motivo, es que su tropa en el Concejo Deliberante, 5 ediles, ya estaba dando muestras de agrietamiento, y de alinearse con la oposición.
Salgado, asumió además que “la grave situación se debe a errores propios o a decisiones políticas que pueden tomarse como erróneas o hacerme cargo de situaciones que como intendente no debía afrontar. De las promesas y algunos expedientes con la gestión anterior no quedó nada”.
¿Será esto suficiente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *