Gabriela Fernández, siempre cantora

Gabriela Fernández, siempre cantora

La notable intérprete juninense nos repasa parte de su historia artística

Hay canciones que nos acompañan durante toda la vida, lo que muchos llaman la banda sonora de nuestra existencia, aquellas que nos marcaron definitivamente y que siempre están presente. Sin duda, y lejos del folklore, “I will always love you” es una de esas obras que de una u otra forma hemos escuchado.

Interpretada la gran Whitney Houston, fue la banda sonora de “El Guardaespaldas”, película de gran éxito mundial, tuvo en Junín a una intérprete que no tenía nada que envidiarle a la maravillosa cantante estadounidense, la admirada Gabriela Fernández.

En la voz de la Gaby cautivaba y gracias a su versión logró los primeros aplausos importantes en su incipiente carrera. Pero ella, en lugar de quedarse con ese gran éxito, tomó una gran decisión en un momento en que empezaba a trascender, dio un giro importante en su carrera, buscó otros rumbos, tal vez más sinuosos, pero que con el correr de los años le permitió llegar a ser quien hoy es.

Un cambio definitivo

Gabriela supo del reconocimiento temprano y así nos lo cuenta:

Estoy en un momento de reconciliación con la Gaby de los comienzos, porque era la cultura que yo traía de mi casa, la que llegaba a través de la radio, ya que en mi familia no hay músicos. Aparecí de la nada en la familia cantando ese tema que me encantaba, lo disfrutaba mucho. Lo hacía por fonética, pero eso me permitió tener mis primeros días de fama, cuando cantaba en la banda La Grúa y en La Rioja éramos famosos.

Eso me asustó, ya que me dio miedo la idea de que perdería el estado de paz o la familia y amigos. Un día Raúl Vega me dijo: esa hermosa voz tiene que ponerla en función de nuestra música. Y eso fue importante, ya que el entorno era necesario cantarlo también, aunque hoy sea natural mezclar estilos…”, recordó.

El nuevo camino era incierto, pero tenía el convencimiento para recorrerlo, para al menos intentarla y se dispuso a caminar.

No fue fácil pararme ante los paradigmas viejos de que la mujer tiene que ocupar su rol en la casa y que ser música es otra cosa, donde aparecen los fantasmas creados por la historia.

La música argentina y latinoamericana es un camino de ida. Mis discos reflejan una especie de autobiografía, mostrar las imágenes de lo que canto, ya que primero tiene que pasar mi interior. Por ello, en el primero está lo regional y el camino, y en el segundo el continente, el viaje.”, fue enumerando la cantora.

Los grandes escenarios

Así, con el correr de los años y su permanente preocupación por el estudio, llegó a la Licenciatura en Música Popular en la UNCuyo, donde reafirmó su idea y se nutrió de los elementos que enriquecieron su talento natural. Los grandes escenarios no tardarían en llegar. Cosquín, las Fiestas Nacionales de la Vendimia o la Fiesta de la Cosecha la tendrían en roles protagónicos en los que descollaría.

Me he sentido honrada cada vez que me convocaron a los eventos de envergadura provincial, lo que me ha permitido contactarme con talentosísimos músicos.

Hoy me estoy abriendo o buscando en salir hacia otros horizontes, ya que ahora tengo ganas de que se escuche en el país lo que hago.

Disfruto de ser intérprete por la enorme cantidad de canciones bellas y me las tomo muy en serio. Voy hasta el hueso, no las canto por cantar porque las estudio hasta el fondo…”, soltó con firmeza

Esta es la Gabriela Fernández, cantora de enorme talento con un destino que construye día a día.

Yo, si no canto, sé que me voy a secar….”, concluyó, y esa es la mejor respuesta.

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

Leé también: Hecho de chipica y malbec

(1) Comentario

  1. Pingback: El Dúo Morcos Sánchez presenta Cardinal | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *