La Guarida cantora

La Guarida cantora

Un espacio para celebrar la vida.

Si algún golpe de suerte a contrapelo, a contra sol, a contra luz, a contra vida, te torna pájaro que quiebra el vuelo y te revuelca con el ala herida…” comienza diciendo la canción Levántate y canta, de Ismael Héctor Varela y Julio César Isella, reflejando esos momentos en que uno pierde todo, los sueños, la fe, lo material o el sentido mismo por la vida.

Cuando eso ocurre suele no ser tan fácil resurgir y volver a ponerse de pie. Sólo lo logran aquellos que han nacido para intentarlo siempre, para no darse por vencidos y dejar hasta la última gota de sangre, sudor y lágrimas en pos de ver sus sueños realizados.

La Guarida del Celebrante, ese mítico espacio cultural de Colonia Segovia, Guaymallén, supo de esos golpes de suerte a contrapelo, a contra luz y a contra vida, pero pudo volver a ser lo que fue y, renovada, seguir celebrando la vida.

Su creador es el cantor y decidor Rubén Giménez, quien junto a su compañera de vida y de canto, Andrea Dávila, codo a codo sostienen todos los fines de semana a ese misal tonadero.

La Guarida primero fue un sueño y después un espacio para compartir nuestra forma de ser, las costumbres, la forma de decir de nuestros artistas, los cantores, los músicos que puedan pasar por allí y hacerlo con aquellas personas que tengan el deseo de juntarse a celebrar la vida manteniendo esa llamita de la cultura popular regional, pero también de otras expresiones folklóricas y del tango.

Los pilares en los que se sostiene

Es un lugar de encuentro, de reunión con el otro, con aquel que se siente sensibilizado con el sentir de nuestras expresiones culturales y está basado en dos pilares fundamentales: la gastronomía criolla exquisita que ellos mismos preparan y, fundamentalmente, por ese necesario clima de escucha que se genera cuando el artista comienza con su actuación.

Esto que es muy propio del ser argentino, aquel que celebra algo, lo que fuere, con una comida y con la música después, es determinante para Giménez, ya que cuando llega la hora del espectáculo él lo presenta como el “plato fuerte”, como lo más importante de la reunión, porque sabe que allí se han reunido almas sensibles que permitirán generar una gran intimidad entre la expresión del músico y la gente, lo que invita al silencio, como si fuera la proyección o prolongación de un fogón criollo, donde no solo se presta atención a lo que se canta, sino también a lo que se dice y lo que se quiere comunicar. Es ahí donde la poesía encuentra un marco ideal para hacerse presente.

Con ese clima, el artista no tiene que recurrir a grandes estridencias para llamar la atención y puede apelar a cualquier tipo de matices que van a ser valorados por el público.

Con la luz de la esperanza como norte

Hace 4 años La Guarida vivió su peor momento cuando un incendio la destruyó por completo. Pero “el Negro” Giménez cuenta que fueron los mismos celebrantes quienes le dieron la fuerza necesaria para volver a levantar el espacio. La solidaridad inconmensurable de mucha gente, incluso de aquella que nunca había pisado el lugar, hizo llegar su aporte y grano de arena para ponerla de pie. Algo así como dice la canción: abrir los ojos y tragarse el cielo, sentirse fuerte y empujar hacia arriba.

Al poco tiempo La Guarida estaba otra vez celebrando la vida, como cada fin de semana en que las almas canoras daban razón a su existencia.

Quien esto escribe, y en complicidad con el compositor mercedino Carlos Charly Guzmán, dimos forma a una milonga dedicada a este templo de la cultura popular que en la última décima dice: “Colonia Segovia tiene, por el Ponce y sol al norte, un cuyano de buen porte al que lo llaman Giménez. Y un refugio que contiene cuyanías sanadoras, que se convierte en aurora cuando despiertan tonadas, las que tienen su morada en La Guarida Cantora”.

Por Roberto Mercado

romecado1962@yahoo.com.ar

Leé también: El Dúo Morcos Sánchez presenta Cardinal

(1) Comentario

  1. Pingback: Cuyo en guitarras comparte un nuevo disco con sus amigos | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *