Los delincuentes que atacaron al comerciante, le cortaron un dedo que luego arrojaron al inodoro

Los delincuentes que atacaron al comerciante, le cortaron un dedo que luego arrojaron al inodoro

La banda que perpetró el salvaje asalto en el Barrio Las Bóvedas de San Martín, actuó con saña y perversión: lo golpeó en varias partes del cuerpo y luego de cortarle un dedo con una tijera, lo arrojó al inodoro del baño.

“En los años de abogado y de Fiscal que llevo, jamás tuve conocimiento de un robo que tuviese tal grado de violencia contra una persona”, afirmó el Fiscal Óscar Sívori, al referirse al grado de virulencia a la que fue sometido el comerciante Oscar Santaolaya en su domicilio del barrio Las Bóvedas, en San Martín.

Sívori se negó a dar detalles  sobre la investigación en curso, pero sí admitió que están tratando de obtener más testimonios vecinales que aporten claridad al hecho, y que inclusive se está trabajando en la búsqueda de cámaras que puedan haber registrado detalles de los vehículos que pasaron por la zona a la hora del asalto.

Por lo que se sabe, el abordaje a la víctima frente a su domicilio fue entre las 13.30 y 13.45 horas y que luego de ingresar en el domicilio y atar a la madre del comerciante, los delincuentes habrían permanecido cerca de media hora en el lugar.

“Lo que se vivió en el interior de la casa fue que estuvieron dos víctimas (madre e hijo) a merced de un grupo de violentos y perversos”, siguió el Fiscal, quien aseguró que el robo “no fue al voleo sino que se correspondió con una planificación”.

Por lo que trascendió del hecho,  después de haber golpeado salvajemente en la cara al comerciante, los delincuentes –que actuaron con barbijo y guantes- exigieron a la víctima en todo momento que no las mirase. Y mientras le  exigían la “plata” tomaron una tijera y –con total sangre fría- le cortaron el dedo meñique de la mano izquierda.

Para consumar la perversión de su faena, uno de ellos tomó el dedo cortado y, ya en el baño,  lo arrojó al inodoro.

La requisa de la casa en busca del botín, incluyó dar vuelta sillones, colchones, derribar el machimbre de la pared, tirar estanterías al piso, entre otras acciones de los repudiables sujetos.

“Estaba bañado en sangre”

Uno de los vecinos que socorrió en primer término a Santolaya y que prefirió no proporcionar su nombre, recordó: “Gritaba con desesperación a través de las rejas y estaba bañado en sangre, con el rostro deformado por la paliza y aún atado por algunas sábanas”, con las que había sido  enrollado en sus extremidades.

“¡Mi mamá! ¡Mi mamá!” clamó la víctima y los vecinos se apresuraron a ingresar al interior de la vivienda y socorrerla y desatarla.

Pronto la zona fue ganada por un intenso operativo policial, en el que no faltaron móviles ni la ambulancia que iba a trasladar a la víctima a la guardia del hospital Perrupato.

Por estas horas, los sabuesos que llevan adelante la instrucción del caso, tienen acreditado que al menos cuatro personas participaron del hecho, e intentan dilucidar la marca del vehículo en el que se trasladaban (podrían ser dos los autos).

Policía Científica y de Investigaciones, buscan también con minuciosidad encontrar detalles en las muestras que tomaron en la vivienda de la calle Perito Moreno, con la supervisión de la Fiscalía 12.

(1) Comentario

  1. Pingback: Habla el hombre al que le cortaron el dedo para robarle: “Me dijeron que eran de investigaciones y me empezaron a golpear” | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *