Marcelo Fortunato, el luchador que recibió el alta tras pelear 63 días contra el COVID-19

Marcelo Fortunato, el luchador que recibió el alta tras pelear 63 días contra el COVID-19

Este viernes volvió a San Martín y recibió un pequeño pero muy sentido homenaje de amigos y compañeros de trabajo en la explanada municipal.

Alguna vez la cultura popular dijo que la amistad es uno de los capitales más importantes de los seres humanos. Y la pandemia devolvió el poder de la frase que hasta el momento parecía haberse esfumado producto de la vorágine de la rutina. Este mediodía de viernes San Martín fue diferente, porque la guerra de COVID no pudo con un luchador y, así como se cuentan los avatares del conflicto, también se deben resaltar las batallas ganadas.

Marcelo Fortunato, empleado municipal que desde la década del 90 trabaja en la oficina de Prensa y acompañó con acciones la historia de San Martín. También desde su pasión por la batería, mantuvo en vilo por su estado de salud a decenas de alumnos que conforman la Escuela de Niños Bateristas. El Marce, como lo conocen todos, fue el tema de conversación constante y parte de las cadenas de oraciones de WhatsApp durante los últimos dos meses.

Puede ser una imagen de 3 personas, niño(a), personas de pie y al aire libre

Desde el inicio de la pandemia y sabiendo que cada día de trabajo era una pelea con un enemigo invisible, Fortunato nunca faltó y junto al equipo de Prensa, entre otras áreas comunales, supo que su actividad era esencial. Periodista todo terreno, con la filmadora en brazo, el micrófono en mano o desde la PC, relató las actividades que la Comuna hizo durante 2020 para enfrentar a este maldito virus.

Estaba de licencia cuando sufrió el contagio. Fueron 63 días internado (buena parte de ellos en terapia intensiva) y tras un largo proceso de recuperación, volvió nuevamente a su hogar, victorioso. Festejará sin dudas el cumpleaños 51 el próximo 22 de abril y mirará sus huellas como trofeos de guerra. La condecoración de este viernes fue la de un nutrido grupo de amigos que se apostó en la esquina del Palacio Municipal para saludarlo en su vuelta a la casa.

Puede ser una imagen de 2 personas, personas de pie y al aire libre

Llegó escoltado por automóviles y a su lado Vito, que es su padre y su amigo. Desde el cielo, su mamá, con una sonrisa habrá sido gran testigo. Junto a él, su compañera de la vida, Fernanda. En otro vehículo su hijo Nicola y también otros parientes.

El intendente Raúl Rufeil se arrimó al auto, lo saludó con afecto y le pidió que siga así, cuidándose.

Leé también: Una médica del Perrupato, sobre un paciente que falleció de COVID-19: “Me pidió perdón por si me contagiaba”

(1) Comentario

  1. Pingback: Inauguraron una red de agua en el callejón Videla | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *