Nahuel Jofré presentó Provinciano en el Independencia

Nahuel Jofré presentó Provinciano en el Independencia

De a poco se vuelve a los escenarios en Mendoza

Todo era raro. Una mezcla de muchas sensaciones y un protocolo a cumplir que creaba un clima que no se condice con un teatro y un espectáculo. Sabido es que uno va predispuesto a la emoción, pero el solo hecho de tener que guardar distancia en la cola previa para entrar, saludándose a los codazos con amigos que hacía mucho que no ve y sin poder conversar un rato, al menos, convertía la espera igual como si se estuviera haciendo un trámite cualquiera.

Dentro de la sala, igual. No se podía elegir el lugar que uno quería. Por orden de llegada nos iban ubicando de adelante hacia atrás en las butacas habilitadas y siempre con dos asientos separándote de los demás, dando la sensación de estar armando un enorme tablero para jugar a las damas. Pero el sólo hecho de saber que en unos minutos la magia de la música comenzaría a sonar contrarrestaba con lo descripto, que además es imprescindible seguir cumpliendo. Queríamos artistas sobre el escenario, por lo tanto nada costaba adecuarse a lo sugerido por las autoridades sanitarias y del Independencia.

Y por fin las luces se apagaron y se abrió el telón. Música, bendita música, como dijo el Nano, otra vez con nosotros.

Provinciano y algo más

Así, una bandada de pájaros comandada por Nahuel Jofré se posó sobre el escenario para concretar el sueño trunco de presentar su último disco, titulado Provinciano, que estaba previsto para abril pasado y que por culpa de la pandemia tuvo que esperar hasta ahora. Pero la cuarentena no fue en vano para este sancarlino rebelde, ya que supo aprovechar el aislamiento para seguir creando canciones que pudo adelantar, sumándolas a la de la placa en cuestión.

Y ante el sonido del primer acorde el público se liberó de las amarras del virus para dejarse llevar por un concierto impecable desde todos los aspectos. El gato  y la cueca con que iniciaron el concierto sirvieron para despertar del largo sueño. Exequiel Sandoval y Facundo Merelo en guitarras y Matías Gorordo en percusión, le dieron el sustento necesario para el vuelo de las canciones de Nahuel. Además, las voces de Gabriela Fernández y Luciana Sureda lograron un toque de sutileza en la noche que emocionó a todos los presentes.

Fue una noche en la que todos revivimos.

Un aplauso para el reencuentro

Después del concierto nos comunicamos con el cantor para saber sobre las sensaciones vividas. Con la calma y esa paz interna que demuestra siempre, nos dijo:

Fue de puro disfrute porque pasé un año duro desde lo personal y profesional, ya que he sido siempre un bocón en el sentido de que me ha gustado lo público, de andar, cantar, opinar, mostrarme y compartir, y porque la música que a mí me gusta tiene una naturaleza tal que es cultivada en ámbito sociales, como yo me he formado.

Mi espíritu es así. Este año fue de soledad y de andar un poco esquivo a las virtualidades del mundo actual, así que llevo mucho tiempo pensando en encontrarle la vuelta y la forma para poder encontrarnos.

Por lo tanto fue de un gran disfrute porque lo he sentido como un logro personal y colectivo de mi gente, porque creo que hemos alcanzado una meta de haber terminado este año cantando con la bandada y para el público

La sensación es de felicidad por poder compartir y reencontrarnos y por la alegría de subir nuevamente a un escenario. Cuando se abrió el telón, en el extenso aplauso nos dimos cuenta de que estaban aplaudiendo el reencuentro, que por fin estábamos en un lugar reunido para vivir la música.

También me quedó la esperanza de que los artistas de Mendoza podamos construir nuestro público para que pueda disfrutar de nuestro arte, para hacer posible el milagro de la música…”, nos resumió el compadre.

Solo nos queda esperar que esto pueda seguir así, porque la comunidad artística ha sido una de las más golpeadas por la pandemia y la necesidad de volver a trabajar, además de imprescindible, es urgente.

Por Roberto Mercado

romercado1962@yahoo.com.ar

Leé también: Morena Taboada, la sanmartiniana de 13 años que estudiará danza en el Teatro Colón

(1) Comentario

  1. Pingback: «Dos en Copas», lo nuevo de Hugo Varela y Cacho Garay | Tiempo del Este

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *