«Una Justicia adaptada a las necesidades de Cristina Fernández de Kirchner»

«Una Justicia adaptada a las necesidades de Cristina Fernández de Kirchner»

*Por Hernán Amat

Hace tiempo que se vienen planteando varias dicotomías en el cuarto gobierno kirchnerista. Una de ellas, entre tantas otras, era si Alberto gobernaba con dos sillones de Rivadavia, en donde a la par se sentaba Cristina y tomaban decisiones en conjunto. El otro era si en el único sillón Presidencial, se sentaba Cristina y Él acataba órdenes de su máxima jefa política. En estos días, todas estas cuestiones, se han ido aclarando por los mismos actores en esta película, ya que, vamos teniendo un panorama político y de gobierno muy claro y previsible.

Lo que ha pasado en las últimas semanas con la famosa reforma judicial, podemos decir que es la piedra angular para ir desterrando cualquier duda que se podía tener con respecto a lo que se trae entre manos esta gestión, que está siendo liderada por la arquitecta egipcia, como ella misma se comparó y describió en un discurso. Es muy difícil, casi imposible diría, conducir una gestión sin liderazgo y conducción política y eso Alberto Fernández lo sabe, por eso ha entregado el mando total del barco.

Esta reforma a la justicia, ya traía un tufillo bastante especial y no con buen olor, lo que pasa que para el kirchnerismo no hay límites si se trata de salvar su propio pellejo. No hay instituciones democráticas, ni republicanas, que los detenga. Todo es parte del mismo plan sistemático y lo que se ponga en el camino para interrumpir su logro, será un escollo que hay que pasar por encima y arrasarlo. Se llevan por delante lo que sea, eso ha quedado totalmente claro y como venimos leyendo últimamente, esto no es relato, sino que son datos totalmente certeros.

Históricamente la Corte Suprema de Justicia, comenzó con cinco miembros. Es el máximo órgano de justicia de nuestra nación y así es reconocido por la Constitución Nacional. Es inadmisible que se lo esté tratando de manosear y despojarlo de seriedad absoluta, cuando es la institución que de más independencia política debe gozar y demostrar, para llevar tranquilidad a todos los argentinos. Resulta que algunas veces fue modificado el número de sus miembros y todas a merced de los gobiernos de turno, pero hoy nos encontramos en una situación en la que Cristina Fernández de Kirchner, necesita asegurar su impunidad, su absolución y su limpieza de imagen, no solamente a ella, si es posible a todo su equipo, ese que llevó a cabo el plan más corrupto y de vaciamiento de las arcas nacionales, de la historia Argentina.

Si escuchamos declaraciones de Alberto Fernández hace unos años atrás, no hay que recorrer mucho tiempo hacia el pasado para corroborarlo, parecía otra persona en sus manifestaciones. Con este tema específicamente, dejó en claro que la justicia no necesitaba ninguna reforma, que si llegaba a Presidente, no iba a cambiar el número de jueces de la Corte y que lo mejor que había hecho Cristina en su gobierno, su jefa máxima actualmente, era haber llevado a número cinco nuevamente los integrantes del tribunal supremo, y digamos algo más, esto lo puso de relieve, cuando Alberto y Cristina eran enemigos y se tiraban misiles de guerra entre sí.

Lo que faltaba para dejar bien transparente este plan oscuro de reforma judicial, es el consejo de notables que acaba de nombrar el Presidente, donde la mayoría, son afines a este gobierno, sin un grado de independencia ideológica, de hecho entre ellos se encuentra el abogado actual de Cristina, que lleva la defensa de todas sus causas por corrupción. ¿Se dan cuenta de la magnitud de las cosas que estamos hablando? ¿En qué país serio sucedería esto? Es ser Juez y parte, en el proceso democrático más lamentable, patético y sucio de la vida política Argentina, donde todos los compatriotas, no podremos tener verdad y justicia, una vez más en este hermoso país.

Sin temor a escaparle, voy a arriesgar un pronóstico de lo que pasará en los próximos días, mientras la pandemia sigue acechando a todos los argentinos y nos encierran a la fuerza; entre un grupo de notables designados a dedo, sumados a integrantes de la asociación ilícita más grande de nuestra nación, decidirán ampliar la cantidad de juzgados federales y aumentar el número de jueces de la Corte Suprema de Justicia, para poder completar esos espacios con jueces amigos del poder, a los fines de asegurarle la tranquilidad, impunidad y limpieza de causas a la jefa máxima. Por eso hoy más que nunca, van a adaptar la justicia, a las necesidades de la Sra.

*El autor de la nota es abogado y Secretario de Gobierno de de la Municipalidad de Rivadavia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *